Un cierre de campaña con grandes pérdidas para el sector que impactarán en la ciudad
COSECHA DE SOJA

Un cierre de campaña con grandes pérdidas para el sector que impactarán en la ciudad

“Es un año muy negativo para la zona”, aseguró el presidente de la Sociedad Rural de Junín, Joaquín Elósegui tras las consecuencias de la sequía y el último temporal que culminaron una temporada difícil.

La sequía que azotó la Región durante este año y el último temporal dejaron consecuencias nefastas para el campo que culmina una campaña de soja con importantes pérdidas a causa de la merma de calidad por los granos dañados y que significaron menor volumen y menor valor.
Joaquín Elósegui, presidente de la Sociedad Rural de Junín y Rosana Franco, presidente de la filial local de la Federación Agraria, se refirieron a la situación que atraviesa el Agro tras el cierre de una campaña signada por un panorama climatológico adverso que deja consecuencias en el sector pero que impactará también en la ciudad.

Menos valor
“La soja de primera prácticamente se ha recolectado toda y el tercio que quedó después del temporal fue con bastante mala calidad, por debajo de los estándares normales”, explicó Rosana Franco.
En ese sentido ejemplificó: “Si hablamos de una soja con calidad del 80 o 100%, de acuerdo a un estándar, ha tenido valores entre un 20, un 35, un 40% o sea que del precio de pizarra al productor le van a pagar ese valor, lo que significa una pérdida importante en el valor económico”.
Prácticamente se ha terminado de recolectar la soja de primera, “se está recolectando lo último, queda la soja sembrada después del trigo, de la segunda quincena de diciembre. Queda el maíz que está en condiciones bastante regulares, con mucho revuelque en el campo, granos brotados, húmedos y se está recolectando como se puede. Pero prácticamente se está terminando la cosecha”.
Según el presidente de la SRJ, Joaquín Elósegui, la soja de primera registró todo tipo de rendimientos en el partido.
“Algunos con rindes normales, otros inferiores o con la mitad de lo que debiera haber rendido”, explicó y agregó que “para sumar desgracias están quienes no pudieron cosechar en tiempo y forma, los afectó el temporal y no solo cosecharon la mitad de lo que deberían haber cosechado sino con una quita de hasta el 50% en el valor. Por ejemplo si tenía que cosechar tres mil kilos, cosechó mil quinientos o dos mil y a su vez, en lugar de ser un valor de mercado, será la mitad por la disminución en la calidad”.



Estándares de venta, sin modificaciones
Tanto Elósegui como Franco aseguraron que en la recepción del grano dañado hubo cierta flexibilización pero el daño está y las pérdidas no se reducen.
“Nosotros siempre pedimos para que se flexibilice en los negocios pero las quitas siempre estuvieron cuando estabas vendiendo algo que estaba fuera de los estándares. Si pedimos y se logró, que aceptaran este material que estaba complicado, pero las mermas las tenés”, aseguró Elósegui.
“Las sojas de segunda algunas han vendido bien y otras muy flojas por la sequía. Es un año muy negativo para la zona”, enfatizó.
Franco destacó que “en la zona portuaria se ha aceptado cosecha con más cantidad de granos verdes, dañados. Especialmente las aceiteras y fábricas han tenido más tolerancia en la recepción pero no en cuanto a la liquidación. Los estándares no se han modificado porque son también estándares internacionales, así que el productor va a cobrar por su mercadería lo que dice el estándar, no hay alternativa”.

Ayuda para el sector
Según Franco, en algún momento la FAA había solicitado una contemplación en Afip “para el tema de juicios o deudas que tuvieran los productores de acuerdo a lo que estamos pasando. Se ha pedido una prórroga de los anticipos de ganancias, red vial en la Provincia pero no se nos ha escuchado”, aseveró.
“Si creo que había voluntad en Afip de suspender por un tiempo esos reclamos para el caso de que si alguien debe se le de una facilidad de pago. Ojalá así sea ya que además de las cargas tributarias, esta campaña fue muy complicada”.
Para Elósegui, sin dudas, “eso ayudaría a palear la crisis del sector que es tan importante y que va a afectar a la ciudad porque la cosecha se está terminando y hay que asumir los compromisos pactados y hay riesgo de que se corte la cadena de pagos”.
El presidente de la SRJ estimó que “a fin de año habrá una problemática antes de la cosecha de trigo, que va a ser un problema económico muy grave. Los productores van a sembrar trigo para financiarse a fin de año porque está muy complicado. Las pérdidas han sido millonarias, tanto en volumen como en calidad. Son cuantiosas”.

COMENTARIOS