Las cuadrillas de EDEN trabajaron para cambiar más de 50 metros de cable.
Las cuadrillas de EDEN trabajaron para cambiar más de 50 metros de cable.
EDEN REFUERZA LOS OPERATIVOS CONTRA EL ROBO DE ENERGÍA

Nuevos cortes e incendios del tendido eléctrico por los enganchados a la red

Ocurrieron el jueves a la noche en dos sectores de nuestra ciudad, producto de los ensambles clandestinos. Con dos cuadrillas, la empresa lleva adelante los trabajos para anularlos. Representan el 30% del consumo de luz de nuestra ciudad, según información oficial.

En el marco de los operativos para desenganchar a los usuarios que están conectados a la red de manera ilegal, el jueves por la noche personal de EDEN tuvo que intervenir en un incendio de un transformador y cables, que terminaron en el suelo, en la esquina de avenida Benito de Miguel y San Luis.
Luego de normalizar la situación y quitar el peligro en esa zona, el circuito quedó fuera de servicio hasta ayer en la mañana momento en que se reemplazó alrededor de 50 metros de cables preensamblados para devolverle la luz a 40 usuarios. “En ese lugar hay alrededor de 100 enganchados a la red”, indicaron desde la empresa distribuidora.
En esa misma jornada, en la intersección de Pastor Bauman y Payán también se incendió otro preensamblado, debido a una sobrecarga generada por los más de 80 enganchados. El circuito permaneció fuera de servicio.
Tras cambiar más de 100 metros de cableado y los elementos de maniobra del Centro de Transformación, ayer volvieron a ser conectados alrededor de 40 usuarios que fueron perjudicados por los “enganchadores”.
“En los cables que se quemaron se puede observar cómo están todos ‘marcados’ con los enganches. Donde hay problemas en los barrios, vamos, lo analizamos y lo resolvemos”, explicaron desde EDEN.

“Sesenta domicilios por día”
Por seguridad y prevención, pero también por el elevado porcentaje del consumo total de energía que representan, la empresa EDEN intensificó –como anticipó Democracia- los operativos para desenganchar a los usuarios que están conectados a la red de manera ilegal. “Estamos desconectando unos sesenta domicilios por día”, había informado a este diario el gerente de la compañía, Alejandro Biancosino.
Y agregó que están trabajando dos cuadrillas para revertir este panorama complejo, en el cual el 30 por ciento del consumo corresponde a las conexiones clandestinas.
El martes, en un operativo en una vivienda de Apolidoro al 1600 derivó en la necesidad de contar con la presencia de la policía, ya que se vivieron momentos de nerviosismo, e incluso el propio gerente de la empresa se acercó a dialogar con los vecinos.
Es que, como viene alertando este diario, las conexiones clandestinas representan uno de los principales inconvenientes para la prestadora del servicio de energía eléctrica, ya que en la actualidad en nuestra ciudad hay 41.320 usuarios y si bien no se puede saber la cantidad de casas conectadas de manera irregular, desde la compañía señalan que poco más del 30% de la energía que distribuyen se va “en robo por parte de los enganchados”.
Así lo informó Alejandro Biancosino, gerente del área Junín. Estos niveles de irregularidad son comparables a los de ciudades como Zárate, y están muy por encima de otros distritos, como San Nicolás, por ejemplo, graficó.
Además, con la llegada del frío intenso el consumo de luz comenzó a aumentar debido a los calentadores y estufas eléctricas, por lo que la empresa distribuidora del suministro está tomando cartas en el asunto con tareas de prevención para desconectar a los ilegales.


Cables y transformadores quemados
Desde el último sábado se registraron más de diez fallas entre cables y transformadores que sufrieron recalentamientos debido a las conexiones clandestinas que exigen a la red más de lo proyectado. “Los cables se queman por sobrecarga debido a los enganchados. Producen que se dañen y se quemen las instalaciones”, explicó Biancosino.
Este lunes, cerca de las 19.30, en calles San Lorenzo y Ameghino, un cable de media tensión quedó tendido producto de un intento de conexión clandestina. “Puede generar una catástrofe y además nos están rompiendo todas las instalaciones que perjudican al usuario que paga regularmente”, apuntó.
Los operativos para regularizar el servicio en casas y barrios se intensificarán durante esta semana y continuarán durante todo el año.
“La instalación eléctrica y la capacidad de la red se preparan para los clientes que están registrados legalmente. Si en una zona preparada para abastecer a 40 casas hay 160 enganchados, el total da 200 y de esta manera obviamente se produce una saturación en el sistema y se quema”, lamentó el gerente.
“Como empresa no podés medir quiénes están realmente, ya que no hay información certera de quienes están consumiendo de los transformadores. En los clientes registrados esas cosas problemas no pasan. Si yo sé quiénes son, se amplía la capacidad de la red y los transformadores”, resaltó.
“Por ejemplo, el transformador 256 –ubicado en Lartigau y Los Naranjos- , que se quemó el fin de semana pasado, está preparado para una cierta cantidad de carga que se duplicó y por eso falló. Esto hace que el que paga legalmente todos los meses tenga problemas de cortes de luz”, informó.
“En los barrios periféricos estamos intensificando las tareas de desconexiones, porque el trabajo que hacen las personas para engancharse además produce cortes inesperados. La preocupación, más allá del incremento del robo, es la inseguridad que se genera tanto para los que se enganchan, los terceros y los clientes”, dijo el gerente.

Asistencia social
Este martes, Biancosino, junto a personal de la secretaría de Bienestar Social de la Municipalidad, mantuvieron un encuentro con vecinos del barrio "La Vaca", uno de los sectores afectados por el problema de los enganchados. Se trata de tres manzanas que presentan esta irregularidad y la intención es comenzar a trabajar en la regularización de la situación.

COMENTARIOS