Junín dejó de tener un basural a cielo abierto.
Junín dejó de tener un basural a cielo abierto.
TRAS EL SANEAMIENTO DEL PREDIO

Las cien toneladas diarias que ingresan al relleno sanitario “ya no contaminan”

Lo confirmó la directora de Medio Ambiente del municipio, Perla Casella, tras la inauguración de las obras que permitirán cuidar la ecología y la salud pública. Las nuevas celdas impiden que los líquidos lixiviados se filtren a las napas. Apuntan al reciclaje.

La directora de Medio Ambiente del municipio, Perla Casella, se refirió al trabajo que se realizó para sanear el basural y convertirlo en un nuevo relleno sanitario, al tiempo que explicó cómo es su funcionamiento y cómo es el trabajo de cara al futuro.
"Era todo basura dispersa por todos lados, olores, moscas, focos de incendio, humo. De hecho, donde estamos parados ahora había basura. La obra de saneamiento es un proceso complejo, se compactan los residuos y se cubren con dos capas de suelo impermeable. La primera es más impermeable para que las lluvias no percollen los residuos y el líquido vaya a las napas. Después se cubre con una capa de cobertura vegetal para que se produzca la vegetación que vemos", afirmó la funcionaria.
Y explicó: "Todas estas lomas eran basura y ahora están ahí abajo. La obra, además del saneamiento, incluía la construcción de una nueva celda que es nuestro nuevo relleno sanitario. Se construyen con membranas impermeables que no permiten que los líquidos se filtren a las napas. Diariamente todos los residuos que ingresan van a las celdas, que suman alrededor de cien toneladas. Luego van a las celdas y además los problemas de contaminación quedan contenidos ahí".

Es importante que los vecinos se comprometan a separar los residuos, porque cuantos menos residuos ingresen, más va a durar, señaló María Sol Pérez, directora de Residuos Sólidos Urbanos.

"A medida que vamos disponiendo de residuos vamos compactando y haciendo cobertura con suelo. A esta altura, ya hay residuos cubiertos. Las celdas son cuatro y contamos con una pileta donde van todos los líquidos que escurren las mismas quedando atrapados por las membranas que vuelven a circular y evitamos así la contaminación".
Por su parte, María Sol Pérez, directora de Residuos Sólidos Urbanos, afirmó: "Lo que explicó Perla es lo que se hizo. En una primera instancia no había acceso a ningún lado, así que se abrieron caminos para transitar. Me parece importante saber aprovechar y sobre todo cuidar. Es importante que los vecinos se comprometan a separar los residuos, porque cuantos menos residuos ingresen, más va a durar y además vuelven al ciclo productivo todos esos residuos reciclables".

Satisfacción de dirigentes y vecinos
Rodrigo Esponda, funcionario del Renatre, expresó: "Es una gran satisfacción ver esta obra porque cuando lo escuchábamos a Petrecca que aún no era intendente, venir y decir que se comprometía a solucionar este tema, lo decía convencido. Y hoy podemos ver que el cambio se hizo porque se hace lo que no se ve y que es lo más importante. Esto va a trascender a su gestión, ya que no se hace por cuestiones electorales. Esto es lo importante de la política, que las cosas se hagan, independientemente de las cuestiones electorales. Junín lo necesitaba a gritos porque no daba más e incluso había gente viviendo en este lugar. Y era vivir con la basura y toda una sociedad que sufría sin darse cuenta del flagelo que había, aguas arriba de nuestra ciudad. Es una gran satisfacción poder verlo terminado y justo en la semana del medio ambiente. Esperemos que la gente lo vea porque esto es la confirmación de una gestión y de una forma de hacer política de manera diferente".


Magdalena Ricchini, ex funcionaria de Junín, sostuvo que "es una sensación de que se van cumpliendo con los deberes que se deben cumplir. Es una gran alegría para todos y he podido conversar con la gente que estuvo trabajando en este lugar cuando era un basural. Por fin se pudo hacer y ahora debemos contribuir todos los vecinos en lo que es la selección en origen. Todos debemos tener conciencia de esta tarea. Nos queda la reflexión de porqué perdimos tanto tiempo y esto que se logró es maravilloso. Cuando Abel Miguel se retira en el 2003, estaba organizado para continuar pero fue desmantelado y olvidado. En este país, en la ciudad o la provincia todo nos cuesta tanto y borrar con el codo lo que otros empiezan a pergeñar con las manos, es sumamente costoso en tiempo, años y dinero. El trabajo continúa y será muy intenso. Las cosas que se anuncian y que son buenas para el pueblo, hay que lograrlas".
José García, vecino del lugar, dijo: "Por este predio hemos tenido problemas con las bolsitas que volaban, con los animales, las maquinarias y el olor que era inaguantable. Toda la vida tuvimos problemas con este lugar y además el humo que era constante. También algunos accidentes que había por el humo. Además, había ratones por todos lados. Con esta obra terminada, podemos decir que cuando se quiere se puede, es la realidad. Cuando hay voluntad se puede hacer todo y más cuando no se usa el cartel político".
Abel Parajón, vecino del lugar, señaló: "Hemos vivido durante muchísimos años una agonía como vecinos del basural y ver este saneamiento nos llena de orgullo tanto en lo personal como con el medio ambiente. Ahora se puede convivir con un relleno sanitario y no hay más humo, voladura de nylon y hay todo un control del ingreso de vehículos. Estamos muy agradecidos y por eso venimos a apoyar a esta obra que se hizo. Cuando la misma se anunció tenía fe que se iba a realizar. El movimiento fue muy grande durante meses y lo que dijeron se cumplió".

COMENTARIOS