En los últimos dos meses se hizo un procedimiento antidrogas por día
EN JUNÍN Y LA REGIÓN

En los últimos dos meses se hizo un procedimiento antidrogas por día

Es el promedio de operaciones que realizaron las fuerzas de seguridad departamentales. La mitad de ellas se llevó a cabo en nuestra ciudad. En la gran mayoría de los casos la sustancia incautada fue marihuana, en forma de picadura, cogollos, cigarros o plantas. Se van a profundizar los controles en las rutas y accesos y se comenzarán a realizar controles en los locales nocturnos.

La lucha contra el narcotráfico se libra día a día. Tanto es así que entre el 23 de febrero y el 24 de abril se han hecho 62 procedimientos antidroga con resultados positivos, lo que da un promedio de una operación por día. Así surge de un relevamiento realizado por este diario sobre la actuación de las fuerzas de seguridad en el último tiempo.
Más allá de algunos grandes procedimientos que hicieron mucho ruido mediático, el trabajo cotidiano de la policía es el del combate al narcomenudeo. Así lo hicieron saber en numerosas oportunidades las autoridades policiales, y los resultados de estos procedimientos. Lejos de los grandes operativos, lo que se ve en el último tiempo es que, en general, se incautan pocas cantidades: algunos envoltorios o “bagullos” –como se los conoce en la jerga–, cigarros o porros, o plantas.
En cuanto a las sustancias, predomina fuertemente la marihuana sobre otras. Tanto es así que en 60 de los 62 procedimientos registrados en los últimos meses se secuestró marihuana, en uno se incautó, además, pastillas, y en los otros dos se encontró cocaína en poder de los detenidos.
La mitad de las operaciones registradas fueron realizadas en Junín: 20 en jurisdicción de la Comisaría Primera y otros doce en el ámbito de la Comisaría Segunda. El resto fue realizado en otras localidades de la zona: ocho en General Arenales, seis en Lincoln, cinco en Chacabuco, cuatro en Florentino Ameghino, tres en General Viamonte, dos en Leandro N. Alem y dos en Vedia.

Control de rutas
Respecto a la cantidad de operativos, el titular de la delegación de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado local, comisario inspector Rubén De Chiara, señala que “hoy quizás se ve más cuando se hace alguna diligencia de allanamiento en un kiosco de comercialización de estupefacientes o en una vivienda particular y no cuando se incautan grandes cantidades de drogas a una sola persona, que es algo que suele hacer más ruido”.
Es decir que, si bien hay “investigaciones avanzadas”, algunas de las cuales “podría llegar a ser importante”, lo cierto es que se está apuntando fuertemente al narcomenudeo.
Así como el delito va mutando, también varían las estrategias de las fuerzas de seguridad y, en tal sentido, De Chiara explica a este diario que se están trabajando fuertemente en conjunto con la Policía de Seguridad Vial en controlar las rutas y accesos: “Estamos haciendo operativos casi diarios con la Policía Vial para poder prevenir. En el último tiempo cambiamos la metodología revisando los vehículos que ingresan a la ciudad provenientes del Gran Buenos Aires y eso está dando muy buenos resultados porque hemos incautado marihuana, no solo en Junín, sino también en otros lados, como Ameghino y Arenales. Estamos tratando de enfocarnos en lo que es la prevención y los controles vehiculares selectivos”.
Es que la dependencia local de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado abarca siete municipios: Junín, Arenales, Chacabuco, Lincoln, Los Toldos, Rojas y Vedia.
Las rutas son, entonces, lugares sensibles para el tráfico de drogas. De hecho, el año pasado se puso el acento en el control al transporte público de larga distancia ya que se había descubierto que por esos medios ingresaba buena parte de las sustancias que llegaban a nuestra zona. “Hay modalidades que se repiten, pero no notamos anomalías –agrega De Chiara–, nosotros constantemente hacemos relevamientos en las terminales de ómnibus de la región y eso da buenos resultados, porque evidentemente estas sustancias se consumen cada vez más. Hoy, entre los adolescentes, pareciera que si no se consume drogas no están incluidos en sus grupos”.

Controles en la noche
El trabajo de las fuerzas de seguridad varía de acuerdo a las necesidades. Para De Chiara, “hay modalidades que van mutando en materia de prevención, porque si siempre se termina haciendo lo mismo, no se van a obtener resultados, por eso se va cambiando, de acuerdo a lo que demanda la calle”.
Así surge de las reuniones que mantienen las autoridades policiales y de seguridad. “Ahora vamos a empezar a hacer controles en el ingreso y egreso de sustancias en los boliches –adelantó el comisario inspector–, vamos a pedir la autorización correspondiente a la Justicia porque hemos notado que a la madrugada los pibes se descontrolan. Esto surgió en estas charlas y es prudente que empecemos a hacer ese tipo de operativos. Nos parece importante hacer esto en materia de prevención”.

Datos
En la delegación de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado sostienen que desde que el Ministerio de Seguridad de la provincia implementó el dispositivo centralizado del 911 “se reciben denuncias todos los días”, las que luego son investigadas para “establecer la veracidad de las mismas”.
Como quedó dicho, la sustancia más frecuente que se encuentra en los operativos es la marihuana que, según De Chiara, “hoy se ve en todos lados, se la fuma como antes se hacía con un cigarrillo de tabaco”. Asimismo, agrega que en algún operativo se ha secuestrado “algo de éxtasis, pero muy poco”. En cuanto a la cocaína, “se hicieron procedimientos y algunos de ellos grandes” en diferentes barrios de Junín, aunque el resultado es mucho menor que el que se ve con la marihuana.
Las autoridades policiales sostienen que la droga que ingresa a esta zona proviene del Conurbano: “Hicimos algunos trabajos en Junín, Chacabuco o Lincoln donde hay gente que tiene una planta, para consumo propio, pero eso es menor. El consumo grande viene del Gran Buenos Aires”.

El consumo
Más allá de la cantidad de operativos e incautaciones, De Chiara pone el acento en cómo se naturalizó el acceso a estas sustancias en nuestra ciudad: “Vemos que los adolescentes consumen mucho. Tenemos que trabajar constantemente en la calle porque la droga está presente, no podemos esconder esta realidad debajo de la alfombra, así que hay que trabajar y hacer prevención. Notamos que en Junín se consume mucha más marihuana que cocaína, pero no estamos exentos de que en un par de años, si esto sigue así, se iguale el índice de consumo porque está muy inmersa en la sociedad este tipo de sustancias”.
Con un año y medio de gestión en Junín, De Chiara observa que hay una penetración importante de la droga en la sociedad, aunque remarca que “no tanto como en una gran ciudad”. Asimismo, sostiene que cada localidad tiene su propia realidad: “No es lo mismo Lincoln que Chacabuco, o Vedia es diferente a Junín, cada una tiene sus particularidades, pero no podemos negar que la droga está entre nosotros”.
Por eso su preocupación no pasa, hoy por hoy, por los grandes operativos y el desbaratamiento de grandes bandas –aunque estén trabajando en eso también– sino en lo que se puede advertir en cualquier momento en la ciudad: “A mí me preocupa la diaria, la que se ve en la vía pública. La problemática está, pero es el día a día. La idea es tratar de hacer una gestión de trabajo en donde la gente pueda confiar, porque esto es por el bien de toda la sociedad, el flagelo de la droga está, no hay que taparlo y necesitamos la colaboración de la gente, nos nutrimos mucho de esa ayuda”.

COMENTARIOS