El tránsito en Junín  y la semaforización
TRIBUNA DEL LECTOR

El tránsito en Junín y la semaforización

A fines de mayo de 2017 envié una nota a vuestro diario que fue publicada por entonces y en la que abordaba algunos temas anunciados por la Agencia de Seguridad Vial del Municipio.
El tránsito fue y será por mucho tiempo materia de estudio y preocupación desde que requiere un cambio profundo de las conductas y comportamientos de todos sin excepción.
Si asumimos tal premisa como punto de partida, podríamos tener alguna esperanza de que, al menos en algún punto, podamos entendernos los juninenses.
Se trata de una cuestión que, como tantas otras (la seguridad, la educación, la salud) pareciera que no deberíamos tener diferencias y sin embargo…
Por eso, el primer cambio debe provenir de nosotros mismos y nuestros dirigentes, en el sentido de aportar con ejemplos e ideas y no oponiéndose y cuestionando todo lo que provenga de un color distinto. Debemos sumar y discutir propuestas. No restar u oponerse porque sí. La reinstalación de reductores de velocidad, aunque con otra estética, son útiles y necesarios. Ya están, y los puso Petrecca. Miguel optó por los badenes y Meoni por las lomadas (o viceversa). ¿Se puede mejorar? Siempre se puede mejorar. Lo peor es no hacer nada.
He leído que un concejal, creo que de un bloque opositor, propone bajar la velocidad en las avenidas y está muy bien. Seguramente requerirá de un debate previo y de allí saldrá la decisión. Digo esto porque no recuerdo haber leído que, en nuestro medio, existan reconocimientos entre opositores. En cambio, la crítica es continua y sin concesiones. Percibo que esto provoca el desinterés y la desilusión en la gente.
El cambio de comportamiento incluye a la dirigencia. Si en algún tiempo fue exitoso controvertirlo todo, hoy, las urgencias de la sociedad no dan tiempo para estar escuchando o leyendo a políticos que nada aportan y circunscriben su misión a criticarlo todo. Si llegara a concretarse la prometida vuelta del transporte público, nuestros representantes tendrán que prepararse para asumir responsablemente el abordaje de todos los desafíos que supone instrumentar y reglamentar el mismo. Hoy tienen para ocuparse del transporte escolar. Por eso es necesario tener los ánimos bien predispuestos para acordar las mejores soluciones.
En mi nota aludida al inicio hice hincapié en la necesidad de priorizar la ubicación de los semáforos a instalarse. Más aún me comuniqué con la funcionaria a cargo de la tarea y me permití sugerir que privilegien y presten especial atención a lo establecido por la Ley Nacional de Tránsito Nro. 24.449 en su art. 41, en cuanto otorga prioridad de paso a quienes arriban desde la derecha al cruce de calles o encrucijadas.
Como, obviamente, no se va a semaforizar toda la ciudad, sería importante tener presente aquella pauta legal. Con buen criterio y en perfecto correlato con la misma, se instaló recientemente un semáforo en Cornelio Saavedra y Coronel Suarez. En cambio, no hay aprestos visibles en los cruces con Chacabuco y Alemania, en donde se accede desde la derecha a esa importante arteria de salida de Junín. Lo mismo ocurre en Álvarez Rodriguez (otra vía de salida con intensísimo tránsito) y los cruces con Roque Vázquez, Moreno y Orellano. En Bartolomé Mitre (acceso de ingreso a la ciudad) debería priorizarse la instalación en 12 de Octubre (OSDE), Pedro Aparicio, 9 de Julio y Borchex que arriban desde la derecha.
Sin embargo se está por instalar uno en la esquina de Coronel Suarez, el cual, como los ya instalados en Saavedra, no respondieron a la citada pauta.
He tomado este sector por el particular movimiento que registran las vías de acceso y salida de la ciudad a las que –peligrosamente- la gente les atribuye indebidamente el carácter de avenidas.- No olvidar que Junín cuenta con muy pocas avenidas propiamente dichas.


Oscar Rodolfo Peretti. LE 4.973.732

COMENTARIOS