FUERTES PULSEADAS POR LAS NEGOCIACIONES SALARIALES

Intendentes de la Cuarta, entre el 15% de Vidal y la presión por la inflación

En la Región hay tres posturas: los jefes comunales que se plegaron al techo “sugerido” por la gobernadora bonaerense; los que se estiran cinco puntos más; y aquellos que se animan al 25% al que aspiran los sindicatos para no perder poder adquisitivo.

Pese al techo del 15% impuesto por el gobierno bonaerense a los municipios para que cierren las paritarias con los gremios, en torno a esa cifra de incremento salarial, los jefes comunales de la Cuarta Sección Electoral dividen sus posicionamientos entre aquellos que se acoplan al pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal; los que se animan a superarlo, aunque sea por un mínimo margen; y los que, por el contrario, piensan dar subas que trepan casi hasta un 10 por ciento más.
En Rivadavia, el municipio conducido por el oficialista Javier Reynoso definió en diciembre pasado un aumento del 15% para este 2018, con la promesa de volver a sentarse con los sindicatos para analizar el crecimiento inflacionario.
En General Villegas, en tanto, el intendente Eduardo Campana otorgó un incremento total del 16%, con cláusula gatillo. Las partes acordaron modificar el valor del módulo en un 6% a partir de enero de 2018 inclusive, a fin de compensar la variación del Índice de inflación del año 2017. También se pactó un 5% desde julio del corriente año hasta septiembre inclusive; en tanto que a partir de octubre de 2018 se acuerda incrementar el valor del módulo en un 5%.
En General Arenales, la mandataria Erica Revilla tampoco se corrió de las “sugerencias” de la administración bonaerense y cerró un 15.4% dividido en un 8.4 % desde marzo y un 7% a partir del mes de septiembre. Asimismo, los miembros paritarios acordaron reunirse periódicamente a fin de evaluar el índice inflacionario en relación con los aumentos acordados.
En Junín (ver página 7), el jefe comunal Pablo Petrecca –que se autodefinió como “soldado de Vidal”- propuso el mismo porcentaje del 15% en dos tramos, y con cláusula de revisión. Sin embargo los gremios rechazaron esa propuesta y llevaron adelante un paro este viernes, en reclamo de un mayor incremento.
En Bragado, el intendente Vicente Gatica se alineó al 15% que se pagará en dos oportunidades el 8% en abril y el 7% restante en septiembre, con el agregado de una bonificación de $ 1000 que se pagará desdoblada en mayo y octubre, y cláusula de revisión. También acordó la firma del Convenio Colectivo de Trabajo el 1º de mayo.
En tanto, en los distritos de Cambiemos que aún no se oficializaron los aumentos se plegarían al 15% como es el caso de Trenque Lauquen donde el mandatario Miguel Fernández adelantó que se le dificultará llegar al 25% que piden los gremios y que en líneas generales adherirá a la pauta de la Provincia. Lo mismo sucedería en Chacabuco, donde según trascendió Víctor Aiola ofreció un 15%, más dos sumas no remunerativas de $ 1000, pero los gremios lo rechazaron y quedaron en llevar adelante una nueva reunión la próxima semana.
Por el lado de Florentino Ameghino el Ejecutivo ofreció un 15% en tres cuotas con cláusula de revisión en noviembre. El gremio de UPCN no aceptó la oferta y quedaron con el compromiso de sentarse en los próximos días.

Frente Renovador y PJ
En cuanto a los alcaldes del Frente Renovador, tanto Guillermo Britos en Chivilcoy, como Alexis Guerrera en General Pinto, definieron en consonancia con los intendentes massistas de la Provincia un aumento del 20% con cláusula gatillo. En contraposición con los lineamientos de la Provincia, los intendentes del PJ fueron más allá del 15%, incluso superando hasta casi en un 10% el límite oficial. En Carlos Casares, Walter Torchio, determinó un 22% de aumento con cláusula gatillo, mientras que su par de Leandro N. Alem, Alberto Conocchiari, se jugó por un 25%, también con revisión y la posibilidad de otorgar una bonificación a mitad de año.

COMENTARIOS