El consumo de carne vacuna per cápita cerró los primeros dos meses del año con un incremento de 8,1% respecto de enero y febrero del año pasado.
El consumo de carne vacuna per cápita cerró los primeros dos meses del año con un incremento de 8,1% respecto de enero y febrero del año pasado.
INFORME DE LA CÁMARA DE INDUSTRIA Y COMERCIO DE CARNES Y DERIVADOS

Aseguran que el sector ganadero sufre menos la sequía y muestra recuperación

Con un mayor consumo interno y más exportaciones, la producción de carne vacuna no vería tan afectada su actividad. El consumo per cápita cerró los primeros dos meses del año con un incremento de 8,1% respecto de enero y febrero del año pasado.

A contramano de lo que sucede con otros sectores del campo, según un informe de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Cicrra) la producción de carne vacuna está experimentando un lento crecimiento.
El consumo de carne vacuna per cápita cerró los primeros dos meses del año con un incremento de 8,1% respecto de enero y febrero del año pasado y alcanzó los 58,8 kilos por habitante por año, el mayor en cinco años, según indicó Ciccra.
El aumento en el consumo se dio por el mayor envío de carne vacuna al mercado interno: en el primer bimestre del año se produjeron 491.000 toneladas res con hueso tras faenarse 2,163 millones de cabezas, de los cuales 434.600 toneladas tuvieron como destino el mercado interno.
Este consumo se ubicó como el mejor bimestre en cinco años, sólo superado por los dos primeros meses de 2013, cuando se consumió 60,4 kilogramos por habitante de carne vacuna por año.
En tanto, cuando se considera el promedio móvil de los últimos 12 meses, en febrero el consumo equivalió a 58,8 kilogramos de habitante por año, 9,2% mayor al registrado al segundo mes de 2017.
En cuanto al movimiento de los precios de la hacienda en pie en el mercado de Liniers, durante febrero se registró una suba de 8% con relación a enero, al alcanzar los 30,102 pesos por kilo vivo, y de 19,3% respecto a febrero del año pasado.
“El precio hace nueve meses que viene aumentando a ritmo creciente”, destacaron desde Ciccra.
Asimismo, el precio de la carne vacuna en los mostradores de las carnicerías del Gran Buenos Aires (GBA) mostró un alza de 1,7% entre enero y febrero del corriente año.
“También en este caso se observó una mayor velocidad de ajuste mensual, tras cuatro meses en los cuales la suba estuvo siempre en torno a 0,8% mensual”, concluyeron.

Más exportaciones
Según indicaron, no sólo el consumo interno motoriza al sector, también las exportaciones de carne vacuna alcanzaron en enero pasado el nivel más alto desde 2010.
Según un informe del Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC), en enero se colocaron en el exterior 22.600 toneladas peso producto, o 33.700 toneladas peso res, un 45% más respecto de igual mes de 2017 y un 16% de incremento respecto de diciembre pasado. En dinero, el valor total facturado por las exportaciones fue en enero último de 132 millones de dólares, un 6% más que en diciembre pasado. En tanto, en los últimos doce meses llegaron a 1589 millones de dólares, un 26% más respecto del mismo período del año anterior.
“La expansión de los embarques de carnes congeladas fue el principal factor de esta mejora. China experimentó una importante recuperación después de la caída verificada en diciembre. En menor proporción también incidieron Israel y Rusia”, expresó Mario Ravettino, presidente del consorcio ABC.
China, convertido en el principal comprador del país, se llevó 11.491 toneladas peso producto, o 17.236 toneladas si se hace la conversión en equivalentes res con hueso. La Argentina está exportando a ese mercado carne congelada sin hueso, pero viene de firmar un acuerdo que posibilitará el ingreso de carne con hueso a ese país. Vale recordar que durante todo 2017 el país asiático se llevó el 48,2% del total de las exportaciones, que alcanzaron 283.879 toneladas, según un reciente informe de Ciccra.

COMENTARIOS