Las caídas y fracturas que sufren los adultos mayores son muy frecuentes y afectan a una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres.
Las caídas y fracturas que sufren los adultos mayores son muy frecuentes y afectan a una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres.
CAÍDAS Y FRACTURAS EN LA TERCERA EDAD

Le ocurre a una de cada tres mujeres y a uno de cada cinco hombres mayores

Los expertos destacaron que las fracturas se producen debido al desgaste y fragilidad del esqueleto y la pérdida de tono muscular, junto con la osteoporosis y la artrosis. Los hombres también sufren pérdida de tejido óseo, pero a menor velocidad que las mujeres.

Las caídas y fracturas que sufren los adultos mayores son muy frecuentes y afectan a una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres. De acuerdo con los especialistas del Hospital de Clínicas, en la Argentina se producen aproximadamente 90 fracturas de cadera por día y 34 mil al año.
Los expertos destacaron que las fracturas se producen debido al desgaste y fragilidad del esqueleto y la pérdida de tono muscular, junto con la osteoporosis y la artrosis.
Por tal motivo, recomendaron que partir de los 50 años hay que iniciar la consulta con el profesional médico.
Los hombres también sufren pérdida de tejido óseo, pero a menor velocidad que las mujeres.
La proporción estimada indica que una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres padecen este tipo de fracturas.
Las consecuencias más frecuentes son las fracturas de vértebras, muñeca y cadera, siendo esta última la más grave.
Aproximadamente la mitad de las fracturas de columna vertebral no dan síntomas y la persona no sabe que las tiene sino se estudia.
La fractura de cadera suele darse con mayor frecuencia en pacientes de 70 años en adelante.
Con la edad, no solo se deteriora la calidad del tejido óseo, sino que además los músculos pierden fuerza y función. La persona siente de a poco que ya no tiene la misma velocidad al caminar o pierde la capacidad de respuesta rápida ante las caídas.
Por ello también es necesario hacer una evaluación sobre el funcionamiento muscular integral, que acompaña la prevención de accidentes o fracturas a edades avanzadas.

Manejar la inestabilidad
Las personas mayores deben estar atentas por consiguiente a manejar la inestabilidad, con ayuda de elementos de apoyo: bastones, trípodes o andadores. También, usando calzado antideslizante, con una correcta sujeción del pie.
Cuidados en el hogar: acondicionar el baño evitando bañaderas y colocando sujetadores en las paredes. Prestar atención a los momentos en los cuales no se controlan tantos los movimientos, mayormente a la noche, donde una simple caída desde la cama puede provocar una fractura.
Los expertos señalaron que es importante, para la prevención de osteoporosis y de la debilidad muscular, tener hábitos saludables: actividad física regular, buena alimentación incluyendo lácteos, fuente principal de calcio, cantidad adecuada de ingesta de proteínas, exposición regular al sol.
Tanto el cigarrillo como la ingesta aumentada de alcohol son nocivos para el esqueleto.

COMENTARIOS