El mundo marchó por los derechos de la mujer y Junín también se expresó en las calles.
El mundo marchó por los derechos de la mujer y Junín también se expresó en las calles.
DISCRIMINACIÓN Y MINUSVALORACIÓN EN EL MUNDO LABORAL

El salario de una mujer es un 23% menor que el de un hombre en el mismo puesto

Según un informe de la ONU son muchos los factores por los que aún la realidad refleja tan alta brecha salarial entre los dos géneros. La organización lo cataloga como el "mayor robo de la historia". En Junín, el comercio amortigua la diferencia y prevé mayor paridad.

A la luz de la marcha mundial que congregó a millones de mujeres alrededor del globo en reclamo de sus derechos, una problemática que continúa vigente es la brecha salarial entre hombres y mujeres que aún hoy existe.
Un reciente informe de la ONU refiere a esa diferencia entre mujeres y hombres como “el mayor robo de la historia”. Un robo que poco a poco, muy lentamente intenta subsanarse a la luz de los reclamos y movilizaciones de mujeres empoderadas pero no de los grandes núcleos empresariales que no parecen muy dispuestos a cambiar una realidad injusta de larga data.
Las aseveraciones de la Organización de las Naciones Unidas aseguran que dicha brecha, en la que los hombres resultan beneficiados, se estima en un 23% a nivel global.
"No hay un solo país, ni un solo sector en el que las mujeres ganen los mismos salarios que los hombres y, a nivel global, ganan un promedio de 23% menos que los hombres, una situación que para Naciones Unidas constituye el mayor robo de la historia", indicó la asesora de ONU Mujeres, Anuradha Seth.
La diferencia salarial actual se puede explicar por diferentes factores como la minusvaloración del trabajo de la mujer, sus tareas sin remuneración en el hogar, una menor participación en el mercado laboral, el tipo de puestos que asumen y la discriminación.

En Argentina, un 23,5%
En promedio, las mujeres reciben sueldos inferiores a los de sus compañeros varones por hacer exactamente el mismo trabajo y según la estimación de la ONU, por cada dólar que gana un hombre, una mujer gana 77 centavos.
En nuestro país, la brecha salarial entre hombres y mujeres en el sector privado y en empleos oficiales, según datos oficiales, ronda el 23,5%.
En nuestra ciudad, si bien no escapa a una realidad global, se da un fenómeno que tal vez amortigua el impacto de esas brechas salariales.
Según Gustavo Nanni, de la Consultora Gestión de Recursos, en nuestra ciudad “si bien hay puestos donde hay diferencia de sueldos en el caso de sexo femenino o masculino y tiene que ver con el tipo de actividad”, explica y pone como ejemplo el caso de la actividad de logística.
“Los choferes de camiones y colectivos, en este caso son masculinos y no toman tanto mujeres por lo tanto no tienen acceso al sueldo de este tipo de actividad que es generalmente alto. El sueldo de logística resulta alrededor de un 30% más que el de comercio”.
El fenómeno que en la ciudad amortigua esa brecha radica en el comercio.
“En el caso del comercio, en general no tiene distinción, hay una paridad de sueldo y es indistinto si es hombre o mujer”, estimó el profesional.
En cuanto a operarios de industrias, Nanni aseguró que “no están preparadas las industrias para tener trabajando hombres y mujeres cuando hay que realizar trabajos de fuerza. Ahí ya pasa por una cuestión del uso de la fuerza y no tanto por el tema sueldo o el acceso al trabajo.
Si bien se está achicando la brecha en lo que es mandos medios, en el caso de tomar un supervisor o una supervisora, el sueldo puede llegar a variar”.

Acceso a un mercado que pide hombres
El mercado laboral pide hombres. Al menos en su mayoría y es por eso que en muchos casos el problema se da por las características del puesto y el acceso limitado que puede tener la mujer.
“En Junín, sabiendo que predominan comercios no se da una brecha tan grande. No hay una diferencia y cuando tenemos las búsquedas en la Consultora no nos dicen que a la mujer se le va a pagar menos y al hombre más. Nuestros clientes no nos hacen ninguna distinción. Lo que sí se está viendo es que hay mandos medios que históricamente fueron ocupados por hombres y hoy lo están ocupando las mujeres, como un puesto de gerente de posventa de una concesionaria de autos o una gerencia comercial”, indicó Nanni. “Son búsquedas para ambos sexos”.
“No está establecido pagar más o menos por ser mujer u hombre. Antes era más común pero hoy en día la mujer trabaja a la par del hombre y el tema de la igualdad en los últimos cinco años fue cada vez más afianzado”, explica.
Incluso asegura que hay empresas que ya han incursionado en incluir operarias, por lo que han tenido que acondicionar vestuarios especiales para mujeres y con muy buenos resultados.
En el caso de administrativos y atención al público, el profesional destaca que “la tendencia es buscar mujeres porque son más ordenadas y más prolijas que los hombres”.

COMENTARIOS