Esperan que marzo sea más fuerte y la gente
Esperan que marzo sea más fuerte y la gente "tenga más dinero en el bolsillo".
ACTUALIDAD ECONÓMICA

El comercio y la industria muestran leves señales de repunte en la ciudad

Si bien enero y febrero conforman meses “planchados” para algunos sectores, coinciden en que existe una reactivación mantenida y con expectativas de mejoras a partir de marzo y para el resto del 2018.

Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, la temporada estival con sus opciones turísticas y la demanda de viviendas afectaron al consumo minorista durante enero de este año, en comparación con 2017 bajando en un punto su registro.
Si bien se plantean algunas diferencias respecto de los sectores del comercio o la industria en los que se registran diferencias de mediciones, en nuestra ciudad se perciben señales de una reactivación, si bien leve, mantenida y con expectativas de mejora a partir de este mes.
Julio Henestrosa, secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio, Diego Ruiz, presidente de Comercio e Industria, Guillermo Bringeri, de Bringeri Hogar y Ricardo De La Fuente, de Indelplas dialogaron con Democracia y dieron su visión sobre la actualidad del sector que atraviesa a la ciudad.

Crecimiento lento y sostenido
Sin dudas, la fluctuación en cuanto a la apertura y cierre de comercios en la ciudad permiten obtener una radiografía del sector que si bien no refleja propiamente el consumo sí refiere una realidad que la conforma.
Julio Henestrosa aseguró que “de nuestros registros surgen altas y bajas de empresas y a fin de año tuvimos 24 bajas de empresas y 30 cierres, un total de 64 que se contraponen con los 74 nuevos negocios que abrieron”.
Para el secretario de los mercantiles, “dentro de lo que se dice estabilidad laboral puede haber algo más a favor, sobre quienes entraron respecto de los que se fueron. Es la realidad del comercio”, destacó. “De hecho no ha habido una baja de empleados lo que refleja que se mantiene funcionando”, más allá de no refleje propiamente estancamiento o progreso del comercio en sí.
“El comercio en Junín fue cambiando”, refirió Henestrosa e indicó, “cuando los alquileres se volvieron exorbitantes Sáenz Peña dejó de ser lo que era y ahora está calle Rivadavia, Benito de Miguel, incluso avenida República, Intendente de la Sota, hay una cantidad enorme de negocios. Cerraron negocios grandes en el centro y pero han abierto y abren otros pequeños en todos los distintos barrios. Es más disperso”.
Según la realidad de su rubro, Guillermo Bringeri explicó: “Nosotros venimos en línea con los números del año pasado, con el crecimiento del año pasado. Veníamos creciendo entre un 5 y un 10% y tanto enero como febrero de este año siguió creciendo”.
Si bien el empresario asegura que “no es el crecimiento de otros años, es más lento, va repuntando. Y va a continuar todo el año. Vamos a tener un pico seguramente para la fecha del mundial, esperamos se dispare la venta”.
Para Bringeri, parte de ese panorama positivo se sostiene en el crédito personal que brinda la empresa.
“Nosotros nos apoyamos mucho en el crédito personal, hay clientes de años y sumado a las facilidades que damos, muestra ventas estables pero que crecen. Los créditos son por lejos los más elegidos para comprar hoy, el cliente de toda la vida, que tiene su cuenta pero se suman muchos créditos nuevos. A comienzo de este año se dio un gran repunte del crédito personal, se nota que es el medio de pago que se elige para consumir, al menos en nuestro comercio”.
2016 fue un año de transición que complicó a ciertos sectores y según Bringeri también tuvo consecuencias para ellos.
“Veníamos de un 2016 que no había sido bueno, pero recuperamos en 2017 entre 5 y 10 puntos y hoy seguimos en esa línea. Es un panorama positivo, con un crecimiento suave pero mantenido”.

Más dinero para activar el consumo
El presidente de Comercio e Industria, Diego Ruiz se mostró más tajante y apuntó que según lo que arroja enero y febrero “el panorama es negativo. La gente no tiene dinero en el bolsillo que tendría que tener para que el consumo se active realmente como debería”.
Los últimos tres meses de 2017, según Ruiz, “fueron alentadores, los promedios fueron subiendo pero a partir de enero, febrero bajamos terriblemente el consumo y a partir de ahora con el incremento de las tarifas y otras cuestiones, estamos en un panorama complejo”.
Aún así, el titular de la entidad aclaró que “enero y febrero son meses bajos, por lo que esperamos que marzo pueda arrancar de alguna manera con el inicio de las actividades, las clases, el ciclo comercial y que los comerciantes puedan sobrepasar esto con mucha creatividad, no quedarse planchados esperando que el cliente entre y usar los recursos tecnológicos como los que tenemos hoy en día como alternativa”.
Ruiz dijo que “se notan altas en negocios más chicos aunque los mayores problemas para sostenerse son las cargas tributarias y el incremento de tarifas y las cargas patronales de los empleados”.
Respecto de la situación de la industria, aseguró que las importaciones de mercaderías de procedencia asiática representan un problema.
Asimismo, Ricardo De La Fuente, de la fábrica Indelplás, destacó que “hay una pequeña reactivación de la industria, aunque se espera que ceda la inflación”.
Una de las cuestiones que el empresario remarca del sector industrial nacional “es que ha invertido poco en los últimos años. Ahora entonces les cuesta estar a la altura de las circunstancias competitivas”.
Aún así, destacó que “se estima que va a haber un crecimiento de un 2 a un 3% en la actividad global y general”.

COMENTARIOS