Sin una estrategia, la presencia de más policías representan más inseguridad
OPINIÓN

Sin una estrategia, la presencia de más policías representan más inseguridad

En materia de seguridad, la percepción social, ratificada por la Encuesta Nacional de Victimización 2017, refleja que la seguridad no mejoró con este nuevo gobierno.

El presidente Mauricio Macri inauguró las sesiones ordinarias del Congreso con un gran optimismo frente a lo que viene. Ahora, en materia de seguridad, la percepción social, ratificada por la Encuesta Nacional de Victimización 2017, refleja que la seguridad no mejoró con este nuevo gobierno. Lamentablemente nos pasa muy a menudo escuchar a nuestros representantes describir realidades virtuales, que solo existen en su imaginación. Un resultado que impacta de dicha encuesta es que más del 85% de la población consideró la inseguridad como un problema ¨muy grave¨.
El presidente manifestó ¨respeto y admiración¨ por los integrantes de las fuerzas de seguridad. Está claro que a las fuerzas hay que respetarlas y darles confianza, pero no poder de gobierno. Una política de seguridad no puede reducirse a la Policía. Sin estrategia, más policías representan más inseguridad. Solo bala es no tener un plan de seguridad. Estoy convencido de que hacer abuso del uso operativo de Gendarmería tendrá consecuencias.
Tampoco faltó en su discurso la guerra contra el narcotráfico, y afirmó que ¨las incautaciones de droga son récord, 300 toneladas¨. Dejando de lado datos oficiales del Ministerio de Seguridad de Nación, que nos dicen que entre 2014 y 2015 se incautaron 363 toneladas de droga (números coincidentes con los que provee la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Crimen), con lo cual no estaríamos ante un récord, aunque celebro las incautaciones.

“Está claro que a las fuerzas hay que respetarlas y darles confianza, pero no poder de gobierno. Una política de seguridad no puede reducirse a la Policía.”

Ahora es oportuno decir que el grueso de la droga que ingresa al país lo hace para ser reexportada, por lo cual no debe interpretarse linealmente que la droga decomisada es sinónimo de droga retirada de nuestras calles. Es común escuchar que las incautaciones de drogas sigan siendo utilizadas por políticos, funcionarios policiales y judiciales como medidas de éxito de las políticas en la materia, debido a que es un dato universal, simple y verificable. El problema es que la ecuación con la que cerró el 2017 ha sido que a más incautación, más consumo. Seguimos sin políticas sobre la demanda y las pocas que hay son ineficientes. Además se abrieron nuevos mercados.
Pidió que se avance en la ¨extinción de dominio¨ y esto sí me parece fundamental, que se dejen en manos del Estado las propiedades de las organizaciones criminales. Claro que esto, junto al blanqueo de capitales que este gobierno impulsó, subvierte lo antes dicho.
Fue un discurso con muchas consignas, pocos anuncios, voluntarista, en medio de una coyuntura difícil, con claros y oscuros.

(*) Concejal por el monobloque Compromiso por Junín.

COMENTARIOS