Gran porcentaje de la provincia se encuentra afectada por la sequía y esperan casi un 40% menos de rindes en la cosecha.
Gran porcentaje de la provincia se encuentra afectada por la sequía y esperan casi un 40% menos de rindes en la cosecha.
EL CLIMA CASTIGA AL CAMPO

La sequía no da tregua y golpea a la Región: Bragado es uno de los más complicados

Aseguran que por la falta de agua habrá alrededor de un 40% menos de rinde en la cosecha. Desde Carbap y Federación Agraria reclaman por la emergencia agropecuaria para los distritos con mayores pérdidas.

Granizo, inundación y sequía son los factores climáticos que ponen en riesgo a los cultivos en cada campo de la región. Contra la caída de piedras existen seguros que cubren las posibles pérdidas, la acumulación de agua suele ser producto de la falta de obras o de los canales clandestinos, pero la falta de lluvias se corresponde solo a una cuestión meramente natural y forma parte de las dificultades a las que se exponen los productores que forman parte de lo que se conoce como “industria a cielo abierto”.
Si bien la realidad puede diferir levemente en ciertos distritos, lo cierto es que un gran porcentaje de la provincia de Buenos Aires se encuentra afectada a la sequía.
Bragado es el más complicado, con pérdidas estimadas en 40 millones de dólares con un panorama dramático, el peor en los últimos años.
También hay zonas como 25 de Mayo o Ramallo que presentan grandes problemas y Junín con varias zonas complicadas, al igual que Alberti, Santa Fe y Córdoba.
Según indicó Rosana Franco, presidente de la Federación Agraria Filial Junín, “el partido de Junín está un poco dividido porque hay zonas en las que ha llovido un poco más, pero en general la soja de primera está medianamente bien, por supuesto que van a tener un 30 o un 40% menos de rinde, eso ya está, por más que llueva copiosamente ahora en estos 10 días no se va a recuperar. La soja de segunda tiene un estadío mínimo que aunque se dé una lluvia muy importante no sabemos cómo va a reaccionar porque ya estamos en la primera semana de marzo y ya entra prácticamente en su ciclo de etapa final”.

“El gobierno tiene que declarar la emergencia para las ciudades con cultivos afectados y zonas de desastre como Bragado y Ramallo. El Estado tiene que estar del lado de productor en esta situación".

Sectores perjudicados
Sin dudas, la problemática de la sequía no solo afecta a los productores sino también al distrito en general.
Según el director de Asuntos Agrarios de Bragado, Nicolás Fernández Llorente, “la zona más afectada es diez kilómetros a la redonda, partiendo del centro de Bragado. O’Brien e Irala están menos afectados. Comodoro Py y Mechita está muy afectados, Warnes está afectado en forma intermedia. Ha llovido muy poco y muy mal distribuido. El cultivo necesita 600 milímetros y en Bragado ha llovido entre 200 y 300 milímetros en el último trimestre”.
Franco aseguró que se verá un panorama complejo: “Habrá menos viajes de camión, con la pérdida de cultivos habrá mucho menos soja o maíz para llevar, y los acopios también. Hay muchos lugares para comercializar cereal, y consecuentemente no va a haber cereal para todos, algunos van a recibir mucho menos”.
La situación financiera del productor se verá afectada incluso por los impuestos.
“Lejos de bajarlos, se aumentan, como el caso del inmobiliario que se vuelve un disparate. A través de la ley de la Provincia de Buenos Aires se votó una cosa y lo que llega en las boletas es otra cosa. Tiene un aumento del 60% y sumado a esto, todo lo que el productor compra, para sembrar, repuestos de maquinaria y en muchos casos alquileres. Se va a resentir mucho la economía de la ciudad y del productor en sí”, explicó Franco.
Para ejemplificar el costo de las pérdidas en el caso de Bragado, Llorente indicó que “hay que multiplicar por los valores que tienen los cultivos. La soja vale 300 dólares la tonelada, el maíz vale 170 dólares la tonelada. Entonces, 80 mil hectáreas de soja de primera, significarían 24 millones de dólares de pérdida; en el caso de la soja de segunda sería una pérdida de 9 millones de dólares. La pérdida total, teniendo en cuenta todos los cultivos, sería de 41,5 millones dólares que es igual al presupuesto municipal de Bragado”.

Emergencia
Según Llorente “en estos casos se pide a la Provincia la emergencia agropecuaria. Si firman el decreto, todos los productores incluidos serán los que tienen entre el 50 y 80% del campo afectado y ese porcentaje se traslada al impuesto. Por ejemplo, si un propietario tiene más del 80% del campo afectado por la sequía se le reduce en ese porcentaje el impuesto inmobiliario”.
Por su parte, Franco reclamó que “el gobierno tiene que declarar la emergencia para las ciudades con cultivos afectados y zonas de desastre como Bragado y Ramallo. Que esa gente ya sea eximida de impuestos provinciales y locales, y luego ese decreto acercárselo a Nación para que se agilice la ley de emergencia. Que alguna vez este gobierno direccione plata para ayudar y salvar al productor agropecuario en esta circunstancia. El Estado tiene que estar del lado de productor en esta situación. Inundaciones, ahora sequía, creo que el gobierno tiene que salir al campo”, enfatizó.

COMENTARIOS