La natación es uno de los deportes más completos.
La natación es uno de los deportes más completos.
VIDA ESCOLAR

Costos y beneficios de las actividades extraescolares para los chicos

Natación, fútbol, básquet, música, danza son apenas algunas de las propuestas elegidas para acompañar el día a día del ciclo lectivo. En general se trata de no sobreexigir la rutina de los hijos y al mismo tiempo, hacer lo propio con el bolsillo de los padres.

El retorno a la rutina escolar con la llegada del ciclo lectivo renueva las decisiones respecto de las actividades extraescolares que los papás deciden para sus hijos.
Actividades deportivas, intelectuales, cuánto si y cuánto no, parecen ser los interrogantes que surgen para evitar el exceso y la sobrecarga en el día a día de los más chicos.
Por otro lado, los costos económicos de algunas actividades inciden mucho en la decisión de los padres a la hora de inscribir a sus hijos, especialmente cuando se trata de dos o más hermanos.

¿Qué tan beneficiosas?
"Las actividades extraescolares son beneficiosas en varios aspectos”, explica la psicóloga Micaela López (MP 10421). “Ayudan al desarrollo psicomotor, estimulan las relaciones con pares fuera del ámbito escolar, inciden positivamente en los problemas de conducta, promueven la autoestima, entre otros”.
Para el caso de las actividades deportivas, López asegura que “todos sabemos los beneficios físicos que brindan, por eso es importante estimular a los niños para que realicen actividades extraescolares, fundamentalmente desde el inicio de la escolaridad, para prevenir situaciones como el exceso de uso de medios tecnológicos, sedentarismo, aislamiento”.
Situaciones que pueden incrementarse sobre todo con la llegada de la preadolescencia, a los 12 o 13 años.
Por supuesto que el tiempo destinado a las actividades extraescolares “debe tener un límite y no representar una sobrecarga de exigencias”, advierte la profesional, “ya que la infancia es tiempo de desarrollo y disfrute. Los niños deben tener un tiempo para cada cosa, ya que todas son absolutamente necesarias”.
Es así que jugar, estar con amigos, pasar tiempo con la familia, dedicarle un tiempo a lo escolar y también aburrirse, deberían ser actividades que el niño debe realizar naturalmente.
“Ese es el momento en que surge la verdadera creatividad, la imaginación, la capacidad de inventar, crear. El exceso de ocupaciones puede tener consecuencias desfavorables como un elevado nivel de ansiedad, estrés, hiperactividad, bajo rendimiento escolar y desinterés por el aprendizaje, problemas de comportamiento, bajo nivel de tolerancia a la frustración ligado a altos niveles de exigencias, inconformismo”.

Los intereses de los chicos
Sin dudas, como entienden los expertos, es muy importante escuchar a los chicos y comprender sus gustos e intereses para que la actividad extraescolar no se convierta en una carga sino en algo placentero, aunque implique una responsabilidad y un compromiso.
“En cuanto a qué actividades estimular, es importante como padres, saber acerca de los intereses del niño. Se debe dialogar, escuchar acerca de qué es lo que más le gusta hacer, dejarlo primero explorar diversas actividades que lo motiven. De esa manera comenzará a tomar contacto con diversas actividades ya sean deportivas, artísticas, e intelectuales. Cada una de ellas tiene sus beneficios y los padres deben acompañar y apoyar la decisión de su hijo”, indica la psicóloga López.
También es importante tener en cuenta las características de personalidad de cada niño, y como padre orientar de acuerdo a las mismas.
“Un niño tímido podría beneficiarse con un deporte colectivo, que lo ayudará a relacionarse con sus pares, o una actividad artística ayudaría a la expresión de las emociones, y en el caso de un niño muy activo una actividad individual puede favorecer la concentración. Es importante que los padres no proyecten en sus hijos lo que ellos no pudieron hacer, ya que podría generar presiones en el caso de no responder a las demandas y expectativas de los padres. Como adultos debemos estimular el descubrimiento del propio interés y deseo de cada niño”, indica López.
A pesar de que la sociedad actual se caracteriza por horarios laborales extensos, que deben conciliar entre lo familiar y lo laboral, debido a las exigencias de la cultura de consumo, “debemos tener en claro, que más allá de la escuela y las actividades extraescolares, el tiempo que dispone cada niño para pasar con su familia, jugar con ellos, divertirse, dialogar, es irremplazable".

Costos de algunas actividades
En nuestra ciudad hay un sinfín de actividades que se proponen desde distintas instituciones para los chicos en edad escolar.
Fútbol, vóley, básquet, hockey, natación, rugby, patín artístico, destreza, danzas son algunas de las encuadradas dentro de las actividades deportivas que muchos prefieren a las intelectuales como pueden ser aprender un idioma, tomar clases en el Conservatorio de Música o en la Escuela de Estética, actividades que proponen otra utilización de las capacidades de los chicos.
De un sondeo realizado por Democracia, tomar clases de inglés representa un costo que arranca desde los $700, tal vez una de las actividades más caras. Una cuota en el Conservatorio ronda los $100.
En cuanto a las actividades físicas, las clases de natación ascienden a $400, del mismo modo que iniciarse en básquet. Tomar clases de vóley cuesta alrededor de $300.
Para el caso de las actividades en las escuelas, dependiente de las cooperadoras, como puede ser el caso de aprender destreza, la cuota no supera los $100. Del mismo modo, las cuotas en los clubes de fútbol suelen ser muy accesibles, incluso gratuitas.
En muchos casos, las instituciones exigen una cuota de socio para que los chicos puedan realizar las actividades.

COMENTARIOS