COMERCIOS

Negocios en expansión que nacieron en Junín y se proyectan por el país

La iniciativa partió de nuestra ciudad, pero en base al esfuerzo por buscar la veta comercial más exitosa, sus precursores decidieron salir a buscar nuevos clientes en otros lugares.

Junín es un centro de oportunidades para emprendimientos con expectativas de expansión, en distintos lugares del país.
Una prueba de ello son tres comercios que se iniciaron en nuestra ciudad y han sido sumamente exitosos, a punto tal que han decidido proyectarse fuera de la ciudad.
Cultivarte, Edison Café y Arlequín son algunos de los negocios en expansión que nacieron en nuestro terruño.

Cultivarte
Cultivarte, almacenes orgánicos, hace cinco años surgió en Junín y ha crecido rápidamente. Actualmente cuenta con cuatro locales.
Mariano Gentilucci, en diálogo con Democracia, explicó que la casa central está ubicada en XX de Septiembre y Canavesio, con sucursal en Recoleta, Capital Federal, y dos franquicias de la marca en los barrios de Devoto y en Caballito, también en la ciudad de Buenos Aires.
Según lo expuesto, la historia empieza con una huerta donde se producían hongos y empezaron a repartir a domicilio, a traer productos orgánicos. En solo un año abrieron el primer local, el de Junín.
“Cuando comenzamos- explicó Gentilucci- lo que vimos fue en nuestra ciudad faltaba alguien que tuviera todos los productos orgánicos, una filosofía de comunicar lo que era la alimentación orgánica y cómo era producir orgánicamente, que no generara impacto en el ambiente, que no contaminara, que no tuviera impacto en la salud, que no usara aditivos ni conservantes. Entonces, generamos una idea integral: para que una persona se pueda alimentar mejor necesita practicidad, entonces le ofrecemos productos elaborados, verduras orgánicas y productos de almacén. Trajimos ese combo para que si alguien quiere empezar un cambio de alimentación sana y que no tenga impacto en el medio ambiente ni en su salud, tenga todo resuelto y en un lugar”.
“Siempre apuntamos al modelo de negocios, lo desarrollamos como para que pudiera replicar en otros lugares y eso fue uno de los factores claves para que después salieran las franquicias”, dijo.
Según lo manifestado por el entrevistado, venden al público productos orgánicos bajo tres conceptos: productos elaborados, frutas y verduras y productos de almacén. Están apoyados en lo que se denomina “alimentación consciente”, que en lo cotidiano la gente haga pequeños cambios de hábito que repercutan en su salud, en su calidad de vida a largo plazo.
En Cultivarte también venden comidas elaboradas, pero no las realizan ellos sino emprendedores de Junín. “Nosotros somos como un núcleo, como un semillero de otros emprendedores. Trabajamos con emprendedores locales que siembran verduras, panificados, viandas, barritas de cereales. Todo lo que sean proyectos que estén asociados a la alimentación consciente, nosotros los integramos y lo incorporamos acá, tipo incubadora. Hay proyectos que nos han acompañado a nosotros y que están repicando en nuestros locales de Buenos Aires, que salieron con nosotros a vender a Capital, logrando posicionarse también”, concluyó.



Edison Café
El local de Edison Café está ubicado en Coronel Suárez 3. Desde allí brinda su esmerado servicio de cafetería.
El objetivo es expandirse, llevar café de calidad a cada taza, en cada lugar en que estén, con la mejor atención y un ambiente agradable.
El equipo de personas que compone Edison realiza cursos de capacitación sobre el café (originado en Guatemala) y su elaboración, de forma periódica, en la búsqueda de mejorar continuamente. Se trata de un grupo de personas comprometidas con lograr una atención esmerada y un producto de excelente calidad
La expansión se da en Capital Federal. Están instalando Edison Café en Córdoba y Maipú, barrio de Retiro.
Al mismo tiempo desarrollan una franquicia junto a la consultora Franchising Company de Capital Federal
En diálogo con Democracia, Juan Pablo Castellaro contó que el 19 de septiembre de 2016 abrió sus puertas Edison Café.
“Ofrecemos cafetería, jugos, licuados y pastelería como budines, cookies, alfajores. También tenemos opciones para el almuerzo”, explicó.
“El fuerte nuestro y lo que más destacamos es la cafetería. Tenemos la especialidad: los granos de café que trabajamos están calificados con un nivel de calidad más alto que el promedio, proveniente de Guatemala, es uno de los mejores cafés que hay”, dijo Castellaro.
Respecto a la expansión proyectada, explicó que alquilaron un hotel en Buenos Aires y ya empezaron con la instalación de la cafetería, constituyendo así la primera sucursal.
“A la par con esto, desarrollamos un sitio web, donde se ofrecen franquicias, con una consultora de Buenos Aires. Recibimos muchas consultas de distintos lugares del país, donde estamos teniendo lugares, avanzando con el proyecto, siempre cuidando mucho la imagen de la marca y la calidad del producto”, manifestó el entrevistado.
“La idea gestora del emprendimiento fue tener un lugar donde ofrecer productos de calidad, con todo expuesto y la atención como puntos fuertes y fundamentales, haciendo hincapié en la calidad del café. Nuestra máquina de café es italiana; los molinos que muelen los granos en el momento de hacer el café, son alemanes, y tenemos personal capacitado. Buscamos sabores más complejos y de mejor gusto, que sorprendan a nuestros clientes”, concluyó Castellaro.

Arlequín
Helados Arlequín nació en el 2014 en Junín y es hoy una de las cadenas de heladerías de mayor crecimiento en todo el pais.
Después de tres años de intenso desarrollo comercial, la red ya cuenta con el respaldo de más de 300 locales instalados en Capital, Rosario, Córdoba, Mar del Plata, Tucumán, Santa Rosa, Mendoza e innumerables ciudades como Junín, Venado Tuerto, San Nicolás o Pergamino. "Ofrecer helados de calidad al mejor precio de cada ciudad es una de las claves de Arlequín. El impacto visual de nuestros locales, junto a las acciones de marketing y publicidad posicionaron a nuestra marca en toda Argentina” afirma Claudio Miraglia, creador y fundador de la empresa.
Arlequín nació y crece desde Junín, donde inauguró su primer local en la Avda. San Martín, en septiembre del año 2014, iniciando así una sucesión de aperturas que, en estos momentos, llega a su máxima expresión en plena temporada estival.
Claudio Miraglia inició este emprendimiento respaldado por su amplia trayectoria en la distribución al comercio minorista de helados y otros productos congelados, operando desde Junín a una amplia región de la provincia de Buenos Aires y La Pampa.
Basando su amplio desarrollo en el sistema de franquicias, Arlequín ha inaugurado en estos días locales en puntos clave de la costa argentina, los cuales se suman a los ya inaugurados hace un tiempo en Mar del Plata. Los turistas que este verano llegan a Villa Gesell, Ostende, Santa Teresita o San Clemente del Tuyú se encuentran con la fuerte presencia del amarillo que distingue a los locales de la cadena. Además hace solo unos días se inauguró un gran local en Gualeguaychú, pujante ciudad de Entre Ríos que se potencia de manera increíble por el verano y sus Carnavales. Tanto en Mendoza como en San Rafael, Arlequín inauguró sus locales con singular éxito y la provincia de Tucumán durante este 2017 recibió varios locales de la cadena. Corrientes, Santiago del Estero, Córdoba y Formosa también recibieron locales de Arlequín en los días previos al inicio de esta nueva temporada, como así también en Capital y el gran Buenos Aires. Un dato icónico fue la apertura de Arlequín Usuhaia, sin dudas la heladería más austral de la cadena.
Sobre el respaldo logístico necesario para semejante expansión, Miraglia dijo. “Si bien el desarrollo continua en todos los sectores del país y sobre todo en el Gran Buenos Aires con recientes inauguraciones en Lanús, Virreyes, Riestra o Talar de Pacheco, la empresa potencia en paralelo un respaldo logístico que le permita sustentabilidad en cada lugar donde se instala. Este año se puso en funcionamiento una mega central de frío ubicado en el km. 28,5 del Acceso Oeste, con 3000 metros cuadros de cámaras por 20 metros de altura y capacidad para almacenar más de 50 millones de kilos de helados en sus respectivos packagings. Y a fines de este noviembre se inauguró una nueva planta de administración y logística en el parque industrial de la ciudad de Junín, provincia de Buenos Aires, donde también cuenta con alta capacidad de almacenaje para productos congelados. Junín es la ciudad donde nació la red, teniendo su centro de producción en una moderna planta fabril en Hurlingham. Además, se proyecta la instalación de una nueva fábrica en el citado Parque Industrial de Junín”.

COMENTARIOS