CONSECUENCIAS POSITIVAS LUEGO DE LA REUNIÓN POR LA INSEGURIDAD

El Molino: “Ojalá que la presencia policial se sostenga en el tiempo”

Afirman que después del encuentro con las autoridades municipales y las fuerzas de seguridad volvieron los patrullajes de la Policía Local, que había dejado de circular. Además, reclaman un semáforo en Ameghino y Javier Muñiz y se quejan porque siguen circulando camiones por arterias que no deberían. Piden un recambio de luminarias.

Para abordar la problemática cada vez más preocupante de la inseguridad, el último día de enero se llevó a cabo una reunión en la sede de la sociedad de fomento de El Molino de la que participaron autoridades policiales, funcionarios municipales, concejales y vecinos de éste y otros barrios linderos, como San Francisco de Asís y Las Morochas.
El cónclave fue motorizado por los fomentistas a partir de una serie de sucesos delictivos que ocurrieron en la zona: el robo a una chica en la calle Uruguay entre Almirante Brown y Paraguay, el ingreso a una agencia de viajes y otro hurto en Las Morochas, fueron algunos de los hechos que se sucedieron.
En la oportunidad, los vecinos hicieron hincapié en la necesidad de que volvieran los rondines de la Policía Local que, según dicen, habían dejado de circular dos meses antes.
“La gente se fue conforme de la reunión, hasta algunos vecinos me llamaron después para felicitarnos por esta iniciativa. Es importante que el vecino se haya sentido satisfecho”, explica a Democracia y TeleJunín el presidente de la sociedad de fomento de El Molino, José Correa.
La propuesta de los vecinos es apostar a la prevención y, según cuentan, después del encuentro ya se vieron algunos resultados positivos. “Agradecemos al comisario Gallinotti –señala Correa– que, a partir del otro día de la reunión, regresaron los efectivos a patrullar en el barrio. Ahora el barrio cambió, hubo operativos que fueron rotando. Lo ideal es que haya presencia policial hasta última hora de la noche, hasta que cierren los comercios. Ojalá que esto se sostenga en el tiempo. Sabemos que a veces se complica porque falta personal o están de vacaciones, pero el vecino quiere prevención”.

El tránsito
El tránsito es otro aspecto preocupante para los vecinos de este barrio.
“El año pasado tuve una reunión con (la directora de Movilidad Urbana) Natalia Troncoso en la que le pedimos un semáforo en la esquina de Javier Muñiz y Ameghino”, cuenta Correa.
Este es un reclamo de vieja data que cobrará más fuerza en las próximas semanas, cuando empiecen las clases, porque es un sector que involucra a la Escuela N°19 y el Normal. “Nos dijeron que se iba a semaforizar y que estábamos en carpeta”, se ilusiona el dirigente fomentista.
Otro punto conflictivo es la sobrecarga de tránsito pesado en las arterias de El Molino y sus alrededores: “Los camiones pasan por calles en las que no deberían ir. Hubo un vecino de Las Morochas que planteó que algunos entran por la calle Bolívar. En nuestro barrio también los vemos por sectores en los que no deberían circular. Sería bueno que haya algún control de la Agencia de Seguridad Vial, porque hay una ordenanza que indica que tienen que ingresar por Alberdi. Esto lo venimos planteando desde, por lo menos, hace quince años”.

Otros temas
El barrio El Molino cuenta con todos los servicios que no presentan mayores inconvenientes. No obstante, se advierten algunas deficiencias en el alumbrado público, principalmente en dos cuadras de las calles Paraguay y Chile, entre Negretti y las vías del ferrocarril.
“Respecto de ese tema, parece que no nos tienen en carpeta”, comenta Correa, para luego ampliar: “Nos encantaría cambiar las luminarias colgantes por columnas. Sabemos que hay otros barrios que tienen necesidades y tal vez tengan más prioridad que nosotros, así que esperamos que con el tiempo nos den respuesta”.
Por último, los residentes de esta zona se quejan por las dificultades que hay para la circulación en algunas veredas: “En Javier Muñiz y Ameghino hay unos escombros tirados, bolsas de arena, tambores, que dificultan el paso. Ya en su momento, en esa obra, habíamos reclamado por las chapas que no dejaban circular por la vereda y, con el tiempo, obtuvimos respuesta. Ahora tenemos este inconveniente y esperamos que corran lo que impide transitar a la gente”.

COMENTARIOS