Karina Pieralisi, kinesióloga.
Karina Pieralisi, kinesióloga.
NUEVOS MALES

“WhatsAppitis”, una de las afecciones que genera el uso excesivo de tecnología

Dolores de cuello, tendinopatías de codo, muñeca y manos, son algunas de las complicaciones que experimentan los usuarios de ciertos dispositivos.

A muchas de las cuestiones negativas que se le adjudican al uso de las tecnologías, como es el aislamiento y la pérdida de contacto social, ahora se suma una nueva que tiene a la salud, más específicamente a la postura y los dolores musculares como eje del problema.
Conocido recientemente como “Cuello de WhatsApp” o “WhatsAppitis”, los nuevos males surgen del uso excesivo de dispositivos tecnológicos como tablets, celulares y videojuegos, que generan patologías a raíz de las posturas que adopta el cuerpo al utilizarlas.
Sin dudas el tiempo de uso es uno de los agravantes de estas dolencias.

\LEÉ MÁS: Cómo convertir los audios de WhatsApp a texto


La kinesióloga de nuestra ciudad, Karina Pieralisi, de Apex Rehabilitación y Entrenamiento, explicó “que el sistema postural se considera como un todo estructurado, que tiene varias funciones complementarias como luchar contra la gravedad, soportar fuerzas externas, situarnos en tiempo- espacio y guiar movimientos. Es por ello que el uso prolongado de tecnología, sean celulares, tablets o la PC expone al cuerpo a adoptar posturas durante períodos prolongados de tiempo, provocando contracturas, rectificación de columna, dolores musculares y cefaleas”.
Con el tiempo, según la profesional, “los síntomas suelen cronificarse provocando alteraciones posturales por acortamientos musculares, debilidad y desejes. Es importante saber que una vez instalados los síntomas, los profesionales debemos encontrar los factores mecánicos y obstáculos que lo llevaron hasta esa situación, permitiendo la elección del tratamiento correcto para cada paciente”.

Incremento de consultas
Especialistas aseguran que "existe un importante incremento de personas que acuden a las consultas que padecen dolores originados por las posturas que adoptan frente a las pantallas de celulares y computadoras. Llegan con fuertes dolores de espalda, cuello, hombros y muñecas, que claramente se relacionan con el uso constante de los aparatos tecnológicos de comunicación.
Las complicaciones más comunes son las de la columna alta o columna cervical, lo que se denomina hoy “el cuello WhatsApp” o “cuello de texto”, que es la postura de adelantamiento de la cabeza para escribir mensajes y así imprimir una presión antinatural al cuello y a la columna vertebral.
También las tendinopatías de la mano (dolor en la cara externa de la muñeca) y de los dedos pulgares que producen dolores agudos, generan inmovilidad y pérdida de fuerza.
Actualmente los profesionales tratan desde algias cervicales, dorsales hasta problemas relacionados con el hombro, tendinopatías de codo, muñeca y mano, lesiones en el túnel carpiano, y otras complicaciones.

“WhatsAppitis”
El nuevo término requiere comprender cuál es la dolencia específica a la que se refiere.
La kinesióloga Pieralisi explica que “WhatsAppitis”, es la “tendinitis de músculos del pulgar y muñeca por sobre uso o uso prolongado del teclado del celular, tablet o PC. Ello también puede provocar cervicalgias por la postura que adopta el cuello , brazos y tronco durante ésta actividad, donde el paciente comienza a desequilibrarse y a requerir solicitaciones anormales, sometiendo a las vertebras y articulaciones a mayores fuerzas de compresión y de traslación sobrecargando el sistema y provocando dolor y posturas antalgicas”.
Pieralisi asegura que “todo problema postural puede tratarse a través de diferentes técnicas kinésicas no invasivas , actividad física funcional controlada y programada para cada caso y sobre todo modificando malos hábitos posturales durante la vida diaria”.
Sin dudas, el uso indebido de cierta tecnología puede afectar al cuerpo en su totalidad generando malestar.
Es por ello que la profesional recomienda “modificar hábitos y consultar ante eventuales síntomas, sabiendo que existen múltiples tratamientos para mejorar y reprogramar la postura, disminuyendo o erradicando los síntomas y mejorando la calidad de vida”.

COMENTARIOS