None
Primera Junta, San Martín y el centro son las zonas en donde hay mayor cantidad de accidentes, en eventos donde participan dos o más vehículos.
MAPA DE SINIESTRALIDAD

Primera Junta, San Martín y el centro son los lugares con más accidentes

Otras arterias con numerosos eventos son Libertad e Intendente de la Sota y sus adyacencias, así como Pastor Bauman y –en menor medida– República y sectores del barrio Belgrano. En casi la mitad de los eventos participa un solo vehículo. En 2017 aumentó un 25% la cantidad de infracciones labradas respecto al año anterior. Las faltas más comunes: circular sin licencia de conducir, sin casco y sin seguro.

De acuerdo a los datos estadísticos de la Agencia Municipal de Seguridad Vial (AMSV), en los últimos tres meses del año pasado se produjeron en Junín 424 accidentes de tránsito. De ese total, 179 correspondieron a choques de motos con autos, 32 a impactos entre dos motos, 14 a colisiones entre dos autos, y 199 a otro tipo de eventos (caídas, despistes, choques de postes o árboles, entre otros).
Una primera lectura de estos números dejan entrever que la mayoría de los accidentes (un 47 por ciento) corresponde a situaciones en las que participó un solo conductor, lo que da cuenta de que el problema del tránsito va más allá de los inconvenientes en la circulación.
Ahora bien, si se excluyera esta última categoría, el análisis de los accidentes en ese período permite visualizar que los mayores índices de siniestralidad en los que intervinieron dos o más vehículos se dieron en el centro comercial de la ciudad, en la avenida San Martín y en Primera Junta, tal como lo muestra el plano que acompaña esta nota.
Otras arterias que registran numerosos eventos son las avenidas Libertad e Intendente de la Sota y sus adyacencias, así como Pastor Bauman y –en menor medida– Avenida República y ciertos sectores del barrio Belgrano.
Con todo, estas áreas con mayor conflictividad no son tan marcadas, aunque sí se advierte una diferencia con respecto a otras zonas de la ciudad.
El titular de la AMSV, Martín Oca, considera que la siniestralidad “está bastante repartida, no hay un punto fijo o una esquina particular” que presente mayores problemas.
Y en ese contexto, agrega: “El trabajo que se hizo desde movilidad urbana estuvo basado en esto. Se repartieron los reductores de velocidad con especial consideración en los colegios y jardines, es decir, dándole la prioridad a los lugares donde concurren más chicos, pero también teniendo en cuenta los accidentes que, si bien están repartidos, vimos que había algunos cruces o calles peligrosas que ameritaba que se redujera la velocidad”.

Reductores
Justamente, respecto de la polémica que se generó a partir de la instalación de reductores de velocidad, en donde hubo cuestionamientos a la colocación de tachas, Oca es contundente: “Hay que bajar la velocidad. Esto no se hizo por un capricho de esta gestión, ojalá hubiésemos podido invertir ese dinero en otra cosa. Lamentablemente se tuvo que utilizar esos recursos para eso porque, más allá de las críticas, la situación ameritaba para que se colocaran. Creo que están funcionando bien. Me parece que, si no las hubiéramos puesto, nos habrían criticado por no hacer nada. Es cierto que entorpece, pero es necesario y está cumpliendo su objetivo. Prefiero que se quejen porque tienen que frenar y no que nos lamentemos porque se sigue muriendo gente en accidentes”.
El titular de la AMSV asevera que “durante muchos años no se invirtió nada” y que en esta gestión “se invirtió mucho en cartelería, señalética, reductores, semáforos, sendas peatonales, que no son temas menores”.

Infracciones
Durante 2017 aumentó un 25 por ciento la cantidad de infracciones que se labraron respecto al año anterior, ya se pasó de 9508 en 2016 a 11.875 el año pasado.
Entre ellas, las faltas más comunes son: circular sin licencia de conducir, sin casco y sin portar comprobante de seguro.
Para Oca, resulta clave la gran cantidad de menores que transitan en ciclomotores y la naturalidad con que se circula sin casco: “Hay que poner el énfasis en la responsabilidad de los padres cuando un menor tiene una motocicleta. Esto tiene que dejar de pasar. Por más que un chico de catorce o quince años sepa manejar, no tiene la conciencia del riesgo al que se expone él y el que corren los terceros, porque es un adolescente. Y si un chico de esa edad tiene una moto de 30 mil pesos, es raro que se la hayan comprado ellos”.

Objetivos
Oficialmente, Martín Oca se hizo cargo de la AMSV hace menos de un mes, luego de que Eduardo Naya diera un paso al costado y quedara al frente de Defensa Civil.
Hacía dos años que Oca secundaba a Naya y ahora debió tomar las riendas de una dependencia que aborda una de las principales problemáticas que tiene la ciudad.
“El compromiso del Intendente es el de seguir invirtiendo y mejorando el área para trabajar de manera óptima”, le dice Oca a Democracia, para luego ampliar: “Los operativos van a continuar y voy a seguir haciendo hincapié en el uso del casco, la gente tiene que tomar conciencia y ya no hay excusas: hoy cualquier persona tiene un teléfono de última generación y hay cascos que valen menos. Tener un casco bien colocado evita el 85% de las lesiones graves. Y también hay que dejar de lado el concepto de “mi cuerpo es mío y lo protejo si quiero” porque cuando hay un accidente el Estado debe intervenir y la persona que queda tirada en la calle es atendida por una ambulancia y por protocolo va al hospital, lo que genera un costo que pagamos todos”.
En tanto, otros objetivos para su gestión pasan por profundizar las campañas de concientización y el trabajo en la prevención. “Y también seguiremos articulando con las fuerzas de seguridad –añade–, con la policía de la provincia y desde este año vamos a trabajar en conjunto con la Gendarmería, que no es menor. Pero este tema lo tenemos que abordar entre todos, no solamente nosotros en esta oficina, sino toda la sociedad. Debemos concientizarnos y cuidarnos”.

COMENTARIOS