AFIRMAN QUE SUS RECLAMOS NO SON ESCUCHADOS

San Antonio: “Sentimos que estamos abandonados”

El estado de las calles es el principal tema a resolver. Solicitan que pasen las motoniveladoras, no los rabastos, porque quieren que se haga un trabajo completo. Los residentes de este sector también tienen demandas por el alumbrado público y el cruce de la ruta. Piden que se construya una plaza, ya que no hay ninguna en el vecindario.

Los vecinos y fomentistas del barrio San Antonio –delimitado por la Ruta Nacional Nº188, la avenida República, Camino del Resero y la calle Italia– reclaman que sus pedidos no son escuchados y que no obtienen respuestas por parte del municipio en los temas que consideran prioritarios.
“En la entrada al barrio ya se ven los yuyos, no se hace mantenimiento ni zanjeo en las calles para que no se nos inunden cuando llueve, sentimos que estamos abandonados”, señala la presidenta de la sociedad de fomento, Mariana Sánchez.
Desde la entidad barrial sostienen el último trabajo que se hizo fue antes de inaugurar el jardín maternal que funciona en la casita del saber: para ese día, en el que iba a estar presente el Intendente, se arregló la calle República, que es la que limita con el barrio Camino del Resero Norte. “Ahora ya está otra vez toda cortada”, afirman.
Con todo, hay más demandas en este lugar: el alumbrado público, la construcción de una plaza y el cruce de la ruta son otras cuestiones pendientes de resolución.

Infraestructura
Con el agua corriente y las cloacas presentes en todos los sectores poblados, en San Antonio, el mayor inconveniente pasa por la falta de mantenimiento de las calles. “Los días de lluvias, algunas quedan hechas un desastre: Necochea tiene mejorado hasta Tula, así que en ese sector está bastante bien. Pero hay cuadras que pareciera que tuvieran jabón. Hace seis o siete meses que no pasa una máquina. Y cuando mandan, viene el rabasto, es decir, un tractor que tira unas rastras y acomoda, pero no hace el trabajo completo, lo que se necesita acá es la motoniveladora que nivela las calles”, explica Sánchez.
Asimismo, remarcan que las zanjas, por donde debería correr el agua, “están llenas de pasto, ramas y mugre que no limpian”.
Los residentes aseguran que se necesita accesibilidad al barrio, por lo que pidieron por expediente que se haga base estabilizada en otra calle de ingreso –además de Necochea– y en alguna perpendicular.
El otro punto sobre el que los dirigentes barriales ponen el acento, es el alumbrado público. Es que, si bien se comenzó con un programa de reconversión lumínica, éste quedó inconcluso: “Sacaron algunos colgantes, algo muy importante porque los palos se vencían y los camiones arrastraban los cables. Se hizo el recambio en algunas calles, como Laprida, Paso, Pringles y una parte de Necochea. Pero en otros lugares dejaron los postes y no pusieron las luces. Tenemos zonas oscuras”.

Tránsito y seguridad
Desde siempre, la peligrosidad de la Ruta Nacional 188 mantiene en alerta a los vecinos del sector. “Nos preocupa la cantidad de chicos que cruzan todos los días para ir a la escuela”, comenta Sánchez, para luego profundizar: “Estamos pidiendo un semáforo en la intersección con Necochea. Que sea una ruta nacional no nos indica nada, porque sí se pusieron en la Ruta 7, también en Pergamino, así que se han hecho varias excepciones. Sería importante que lo hagan antes de que pase una desgracia. En el cruce de Necochea ya hubo tres accidentes. Uno ve la gente el tiempo que tarda en cruzar la ruta, es terrible”.
Por otra parte, los lugareños se manifiestan conformes con el trabajo que se está realizando en materia de seguridad.
“Gracias a Dios está tranquilo. Lo que sí vemos es que hace unos meses que pasa mucho menos el patrullero. No queremos que vuelvan a repetirse hechos que se vieron en el pasado”, agrega Sánchez.

Una plaza
Por último, los dirigentes fomentistas lamentan que no haya una plaza en San Antonio.
Por tal motivo, solicitaron que se tenga en cuenta esta circunstancia: “Presentamos la idea e incluimos un plano con los lotes baldíos del barrio para que se fijen cuáles son fiscales. Se podría hacer un proyecto para que los adolescentes del barrio pinten juegos viejos, así los mismos chicos los cuidarían más y, al mismo tiempo, integramos a todos los vecinos del barrio”.

COMENTARIOS