None
Carlos Franco, ex presidente de la Liga Agrícola, y Rosana Franco, dirigente de la FAA.
PANORAMA AGROPECUARIO EN JUNÍN Y LA REGIÓN

Los rindes en soja y maíz podrían caer hasta un 30% por la sequía

Si bien la situación es dispar, ya que hubo lugares donde llovió lo suficiente, la situación en algunos sectores es crítica. “De no llover antes de fin de mes habrá una quita de rindes importante”, indicaron los productores.

Un informe del INTA Pergamino asegura que avanza favorablemente el crecimiento de los cultivos en más de 10 partidos del norte de Buenos Aires, pero el panorama en Junín es dispar, puesto que en algunos campos la lluvia alcanzó para los cultivos en tanto que en otros, la situación se complica.
Los técnicos del INTA advierten la necesidad de mayores lluvias para lograr un adecuado llenado de grano y altos rindes de cosecha.
La presidente de la Filial Junín de la Federación Agraria Argentina, Rosana Franco, hizo referencia a la falta de agua para los cultivos en algunas zonas del partido, señalando que el más comprometido es el maíz, que podría tener pérdidas de hasta un 30 por ciento. 
Aclaró que no en todas partes era así, habiendo campos de Junín donde llovió bastante bien, en tanto que en otros, no fue así.
Similar panorama brindó el ex presidente de la Liga Agrícola Ganadera local y actual síndico de la misma organización, Carlos Franco. Quien es productor agropecuario dijo que había predios que estaban bien en lo atinente al desarrollo de los cultivos, y otros, no. En general dijo que la situación en nuestro partido no era alarmante, esperándose que las precipitaciones futuras y prontas pudieran ayudar al crecimiento agropecuario.

“Ahora está en juego la soja de primera: de no llover antes de fin de mes habrá una quita de rindes importante”.

Panorama dispar
“Las últimas lluvias que cayeron en el partido de Junín fueron dispares – detalló por su parte la productora Rosana Franco-. El cultivo que más sufrió fue el maíz, ya se puede hablar de un 30 por ciento de pérdida en algunos lotes, donde la mazorca no se completó por falta de agua. La pradera (alfalfa, sorgo, etc.), donde pastan los animales, también se vio afectada. La soja de primera viene demasiado bien a pesar de que crece lenta porque necesitaría más agua ya que en 15 a 20 días empieza el período de floración. Y lo que es soja de segunda, la que se sembró temprano, antes del 20 de diciembre viene bien, en cambio las que se sembraron más tarde por falta de lluvia y demás, están un poco complicadas”.
“Este panorama es diferente según la zona del partido de Junín, porque no llovió en todos lados lo mismo”, aclaró la productora.
“Hay lugares donde llovió 60 milímetros en la semana pasada, en otros, solo 20 mm, otros 10 y en otros nada. Por esto, los estadíos de los cultivos son dispares, por ejemplo en el cuartel IX y en Agustina y por la zona del cementerio camino a Arenales llovió entre 40 a 60 milímetros, pero en Agustín Roca y Cuartel II, llovió poco: la lluvia anterior, 10 milímetros y la del sábado pasado, 25 milímetros”, dijo.
La productora manifestó que todavía se estaba a tiempo y que si había una lluvia importante en 10 o 15 días algo se podría recuperar. “Lamentablemente el pronóstico no es alentador, estamos pasando un enero bastante seco y se avizora un febrero un poco menos a lo normal”, acotó, diciendo que por su función en la Federación Agraria había recorrido algunos partidos, viendo que los cultivos en la zona de Arrecifes y Salto están complicados con el tema de la sequía.
Carlos Franco, ex presidente de la Liga Agrícola Ganadera y actual síndico de esta entidad, en diálogo con Democracia, dijo que los cultivos en general, en el partido de Junín, estaban bien. “Yo tengo campo en Agustina y está bien. En el Cuartel IX y X están mejor que en otros, que en la zona de Morse, Laplacette, Lincoln, donde hay un poco más de escasez de agua”, dijo.
“En municipios vecinos, yendo para la Cuenca del Salado, la situación es complicada. En Colón, límite con Santa Fe, no ha llovido absolutamente nada en el último mes. Es decir la lluvia ha sido muy despareja”, explicó.
El productor dijo que en Junín, el maíz estaba definido: donde llovió lo suficiente habrá buena producción de maíz y donde no fue así, tiene que llover a la brevedad para mejorar la situación aunque el daño ya estaba hecho, aclaró.
“Ahora está en juego la soja de primera: de no llover antes de fin de mes habrá una quita de rindes importante”, acotó.
Ante este panorama, Carlos Franco comentó: “me parece que Junín, dentro de todo, no está tan castigada, comparado con otros lugares. Por ejemplo, en Colón, en algunos lugares llovió y en otros nada”.

“Lamentablemente el pronóstico no es alentador, estamos pasando un enero bastante seco”.

Napas freáticas
Sobre algunas metodologías que permiten sacar el agua de las napas freáticas, cuando la de lluvia escasea, técnicas propuestas por el INTA ante la sequía, Rosana Franco opinó: “es un sistema de riego que tienen algunas estancias principalmente,  también semilleros, que tienen equipos de riego pero el productor pequeño, no. Es costoso. Tampoco vamos a sacar toda el agua subterránea porque complicamos al resto de los cultivos. Es un tema a estudiar, tiene que ver con el manejo del agua pero a mí no me parece conveniente sacarla de la napa freática”.
“Pasamos de una inundación  a una sequía, deberíamos aprovechar el agua cuando tenemos mucha y no padecer tanto como está pasando ahora. Esto amerita un estudio importante”, manifestó.
Por su parte Carlos Franco dijo: “en este momento las napas no están bajas, ha secado bastante. El problema está en la superficie, el cultivo que más puede absorber es el maíz que tiene raíces más profundas pero hay un límite, algo de lluvia necesita”.

COMENTARIOS