¿Qué es un fósil?

Un fósil es una evidencia de la existencia de un determinado ser vivo durante una época relativamente remota. Se forma por la substitución de los componentes orgánicos de los restos de un ser vivo por los minerales que se encuentran presentes en los sedimentos donde el resto ha quedado depositado. Lo que se preserva, en definitiva, es la forma, una reproducción, no el resto del organismo con su composición original. Para que se forme un fósil tienen que darse una serie de condiciones especiales.
Los fósiles encontrados en Junín poseen, aproximadamente, una antigüedad de 8.800, a 10.000 años, es decir “ayer nomás” en términos geológicos. Por lo tanto, en algunos casos, el proceso de fosilización no ha concluido todavía y son extremadamente frágiles, se degradan fácilmente y deben ser rescatados inmediatamente para que la erosión no los deshaga. También, muchas veces, se tratan en el lugar con sustancias fijadoras para que no se desgranen.
Antes de la canalización del Salado, los fósiles que aparecían lo hacían gracias al proceso erosivo propio del río y los aluviones provocados por las inundaciones.
Cuando se comenzó a cavar para concretar las obras, se dejaron expuestos los sedimentos pleistocénicos y allí fueron apareciendo muchos restos.

COMENTARIOS