None
El Tilo fue traído a nuestra ciudad por los inmigrantes europeos quienes le daban un uso medicinal.
EN AVENIDA SAN MARTÍN, LAS PLAZAS DE VILLA Y 25 DE MAYO

Tilo: el aroma nostálgico de la infancia que anuncia la llegada de fin de año

De origen europeo, este árbol fue introducido por los inmigrantes en Junín al igual que en otras ciudades de Argentina. Se colocaron en plazas y paseos y el uso también era medicinal mediante infusiones. Actualmente empezaron a florecer en noviembre y su olor invade las calles de la ciudad.

Luego de la temporada de plátanos que generan tantos problemas de alergias y en la salud de las personas, en noviembre llegó el turno de la planta de Tilo, cuya flor invade de perfume a las calles de la ciudad de Junín y los vecinos empiezan a vivir distintas emociones.
Quizás se podría definir como un aroma nostálgico que nos recuerda a la casa de los abuelos, infancia, el barrio, al club y además anuncia llegada de fin de año con las fiestas del 24 y 31 de diciembre. 


“Dónde estarán ahora los olores que nos supieron liberar”, escribe Manuel Moretti en una de sus letras de Estelares. Se puede decir que en nuestra ciudad suelen estar cada vez que el calor empieza a florecer los tilos avisando que la alegría del verano y las vacaciones están más cerca.
En el barrio Villa Belgrano, en esta época del año, los vecinos no podrán dejar de recordar aquellos años de niñez en la heladería El Portal con la familia, al kiosco de Blanca, la pizzería Tomino, los juegos de la plaza y el final de clases en la Escuela 18.
Avenida San Martín es otra zona de la ciudad donde los juninenses pueden sentir el olor de punta a punta que recorre desde las escuelas Normal y Nacional hasta la rotonda de avenida Primera Junta. Es el aroma de la calesita “Pluma pluma”, la heladería Bambi, las plazas centrales, los bulevares, los carritos a bolilleros, el patinódromo, La Cuesta de Sáenz Peña y Plaza de los Niños donde supimos jugar en los subibajas durante tardes interminables.
En la Plaza 25 de Mayo, si bien hace varios años que las plantas de tilos fueron reemplazadas por otras de la misma especie, supieron conquistarnos con sus fragancias luego de salir del Cine San Carlos y pasar por unas porciones en la pizzería Ribas, respirando aires festivos.

COMENTARIOS