PREMIO NOBEL 1980

Pérez Esquivel inaugurará una Cátedra de Derechos Humanos en la UNNOBA

Presentará el Video Vía Crucis Latinoamericano.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nóbel de la Paz de 1980, estará presente en la Universidad Nacional del Noroeste bonaerense para inaugurar la Cátedra Libre Derechos Humanos y Memoria, en un evento que tendrá lugar el próximo miércoles 16 de agosto a las 19.30 en el Rec-torado, Roque Sáenz Peña 456, Junín. Esta iniciativa de la UNNOBA se realiza junto con la Comisión Provincial por la Memoria, institución que incluye entre sus objetivos «construir una sociedad coherente con los valores democráticos y humanitarios de tolerancia y solidaridad».

Trayectoria

Pérez Esquivel es un arquitecto y escultor que se desempeñó como docente durante más de 20 años. A partir de la década de 1960 comenzó a trabajar con grupos latinoamericanos cristianos pacifistas, siendo elegido en 1974 coordinador general de una red de comunidades latinoamericanas que promovían la liberación de los pobres a través de la no-violencia.

Luego del golpe de estado de 1976, Pérez Esquivel contribuyó a formar vínculos entre organizaciones populares para defender los Derechos Humanos y apoyar a los familiares de desaparecidos. Fundó el «Servicio de Paz y Justicia», que actuó como un instrumento para la defensa de los derechos humanos a nivel internacional, denunciando las atrocidades co-metidas por el régimen militar.

Durante 1977 y 1978 estuvo preso en Argentina por la dictadura militar de Videla, torturado y retenido sin juicio durante 14 meses, período en el que recibió el Premio Memorial de Paz Juan XXIII otorgado por la Pax Cristi Internacional.

En 1980 se le concedió el Premio Nóbel de la Paz por su trabajo en defensa de los Derechos Humanos.

A 30 años del golpe militar

La Cátedra Libre Derechos Humanos y Memoria se crea en el marco de diferentes actividades académicas y culturales que fueron organizadas por la Universidad para conmemorar los 30 años del golpe.

El viernes 24 de marzo de este año, autoridades y estudiantes de la Universidad descubrieron una placa en la Plaza 25 de Mayo de Junín, como un símbolo para recordar la etapa histórica en la que se ejecutó un plan de represión ilegal e ilegítimo sobre el pueblo argentino que dejó, entre otras consecuencias, 30 mil desaparecidos, además de favorecer la denominada «fuga de cerebros» y el exilio de capital humano valioso.

En la sede de Rivadavia y Newbery se exhibió una muestra denominada «Instantáneas, 30 años con memoria», cuyas fotografías fueron donadas por la Comisión Provincial de la Memoria.Esta exposición incluía ocho afiches con doce fotos que recorrían los últimos 30 años en la Argentina.

COMENTARIOS