Las tachas distribuidas en la ciudad suman 72.
Las tachas distribuidas en la ciudad suman 72.
REDUCTORES DE VELOCIDAD

En lo que va del año se colocaron 72 tachas y 57 lomos de burro en la Ciudad

Desde la Agencia Municipal de Seguridad Vial esperan obtener estadísticas sobre su resultado el año que viene. Además, Eduardo Naya, titular del área, aseguró a Democracia que “se vienen muchas intervenciones en el tránsito”.

El titular de la Agencia Municipal de Seguridad Vial de Junín mantuvo un diálogo con Democracia en el que se refirió a la localización de tachas y lomos de burro y el balance de sus resultados, la intervención de rotondas en la ciudad, la semaforización, el asfalto y la campaña de educación en instituciones escolares, en el marco de las muchas modificaciones que según expresó, se verán en el tránsito de Junín.
Según pudo saber Democracia, la ciudad ya cuenta con 72 tachas y 57 lomos de burro. Asimismo, se colocó un lomo de burro en cada una de las localidades del partido.

Bajar la velocidad y evitar accidentes
La discutida colocación de tachas y reductores de velocidad, según Eduardo Naya, tiene una finalidad concreta que es la de bajar la velocidad y evitar accidentes.
“Si se ve que bajan la velocidad pero aún no podemos saber estadísticas porque tendremos que comparar un año con reductores y otro sin reductores”.
Algo que seguramente se pueda dilucidar el año entrante, a la luz de que ya suman 129 los reductores ubicados en las zonas más álgidas de la ciudad, no solo por accidentes sino por circulación de vehículos y tránsito de escolares.

\LEÉ MÁS: Taxistas opinaron sobre el tránsito y el transporte público en la ciudad


Actualmente se han colocado 72 tachas y 57 lomos de burro, unas de las primeras modificaciones en materia de tránsito para disminuir el número de accidentes en la ciudad y que ha despertado voces a favor y en contra.
“Poner reductores no fue simpático pero lo impone un tránsito irrespetuoso. Donde nadie se respeta siquiera a sí mismo. Veremos a lo largo del tiempo si nos dio resultado, mientras tanto vamos avanzando”.
Naya destaca que “Junín es una ciudad complicada urbanísticamente y hace años que no se planifica”, si bien destaca la creación del Área de Planificación Urbana, dependiente de Obras Públicas.
El titular de la AMSV asegura que toda inversión en tránsito es necesaria ya que “el accidente genera pérdidas enormes, no solo para el accidentado sino para todos lo que van a asistir el siniestro”, señaló.

Intervención de rotondas
Naya aseguró que “se hacen muchas modificaciones desde el área de Planificación Urbana y se vienen muchas más, como intervenciones sobre rotondas, semaforización”, a su vez, el titular de la Agencia de Seguridad Vial destacó que “el proyecto es muy ambicioso y se va haciendo de manera que va surgiendo el presupuesto”.
El trabajo del Observatorio de Tránsito de la agencia de seguridad es, para Naya, “una parte de estadística y otra la tarea de sentarse con los agentes para preguntarles cómo van viendo, donde ven los problemas. Se observa y se dialoga. Luego se transfiere a Planificación para su implementación.
De las rotondas de la ciudad, Naya destaca dos en particular que requieren modificaciones.
“Son dos rotondas llamativas. Una es la de Primera Junta y San Martín, que cuando venís tanto por una como por otra no tenés que disminuir la velocidad para nada, no te chocás con la rotonda, no te hace disminuir la velocidad, y por lo tanto todos entran como si no la hubiera. No sirve”.
La segunda rotonda, es la de Padre Respuela, “que no corta bien el tránsito y se hace una salida complicada.El trazado urbano de Junín es complejo”, insiste.
Sobre la cuestión del asfalto, Naya aseguró que a medida que se asfaltan calles “se liberan y se abren arterias de circulación y se evita que todos circulen por la misma vía, con el riesgo que eso conlleva”.

Educación en las escuelas
La reciente intervención de cascos con chicos de escuelas secundarias es una de las actividades que se llevan a cabo desde la agencia y la dirección de cultura del gobierno de Junín.
“Es un curso de personalización de cascos, para pintarlo, ponerle calcos de forma artística y darle su impronta de buena manera”.
Las charlas sobre educación vial se imparten en jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias, según explicó Naya, “con un grupo conformado por jefes de la policía local y gente del área de educación de la municipalidad y personal de la agencia de seguridad vial”.

COMENTARIOS