Cambiemos acrecentó su caudal de votos un 22,05 por ciento con respecto a 2015
LOS NÚMEROS DE LA ELECCIÓN EN JUNÍN

Cambiemos acrecentó su caudal de votos un 22,05 por ciento con respecto a 2015

Las 30 mil voluntades que cosechó el domingo superan holgadamente a las 24 mil que obtuvo en 2015, cuando Pablo Petrecca accedió a la intendencia. El kirchnerismo creció un 11,68% y el meonismo cayó a menos de la mitad de su última performance electoral.

La intensidad de la elección pasó y es momento del análisis. Por eso, un aspecto saliente que dejaron los comicios de medio término del domingo pasado es que Cambiemos logró aumentar su nivel de adhesión popular un 22,05% con respecto a las generales de 2015 –cuando Pablo Petrecca fue electo intendente-.
En efecto, mientras que en 2015 el petrequismo sacó 24.689 sufragios, este año el espacio acrecentó considerablemente ese caudal y obtuvo 30.100 votos (5411 votos más).
Y si se compara la contienda del domingo con las PASO de agosto último, el 22 de octubre último Cambiemos escaló 6090 votos (en las Primarias había sacado 24.010 sufragios).
El caso de Cambiemos muestra la consolidación de un crecimiento que se dio de manera muy marcada en los últimos años. Vale recordar que, en 2013, bajo el sello de Unión Pro, Petrecca encabezaba una lista corta que obtuvo 4795 sufragios en las PASO y 8525 en las generales, lo que le permitió ingresar dos concejales. De ahí a los 30.100 de ahora pasaron apenas cuatro años.
Es cierto que en el medio hubo un acuerdo en el armado de Cambiemos que incluyó a la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica y el partido Fe, una construcción que le permitió a la fuerza gobernar la Nación, la Provincia y la ciudad. Ese capital, en el ámbito local, quedó ratificado al confirmarse que fue el único espacio que logró un aumento tan significativo.

La contracara
En tanto, la contracara de esta situación se puede ver en el massismo, encarnado en Junín en la figura del ex jefe comunal Mario Meoni. Su última gran elección fue en 2013. Allí obtuvo más de 20 mil votos en las primarias y en las generales, y dejó relegado al segundo lugar al Frente para la Victoria (FpV) por un amplio margen.
Dos años antes, en 2011, había protagonizado una extraordinaria performance, cuando puso en juego su gestión y después de unas PASO en las que había obtenido poco más de 14 mil sufragios, llegó a superar los 22 mil en la general para arrebatarle el triunfo al FpV.
Fue a partir de 2015 que comenzó la caída de los renovadores. Con 12.642 votos quedó tercero en las PASO, y si bien logró elevar sus preferencias a más de 17 mil, a Meoni no le alcanzó para volver a ser reelecto.
Pero el golpe mayor lo sintió el último domingo. Los 6939 sufragios recibidos significaron una caída de casi el 60 por ciento con respecto a 2015, o sea que perdió más de diez mil votos y estuvo por debajo de la mitad de su performance anterior. Teniendo en cuenta que el resultado de su espacio político a nivel provincial tuvo un desempeño similar, parece muy complicado remontar estos números, aunque se sabe que Meoni, como animal político que es, no va a dar por perdida esta contienda.

También subió el kirchnerismo
Otro espacio que sumó voluntades –aunque en menor medida que el oficialismo- fue Unidad Ciudadana –cuya lista encabezó Maia Leiva-, ya que pasó de los 14 mil votos en las elecciones generales de 2015 a los 15.635 del domingo pasado.
Sin embargo, seis años atrás logró superar los 20 mil votos y estuvo cerca de arrebatarle la intendencia a Meoni, aunque finalmente no le alcanzó. Desde entonces, nunca pudo siquiera acercarse a esa performance.
En 2013 obtuvo 12.670 votos en las primarias y 14.576 en las generales, muy lejos de los 20 mil del meonismo.
En 2015, en una interna muy disputada entre los espacios que entonces lideraban Oscar Romero y Gustavo Traverso, lograron sumar –junto a una tercera lista que encabezaba Daniel Giudiche– más de 16 mil sufragios. Pero ese número bajó a menos de 14 mil en las generales.

COMENTARIOS