La beca fue en una universidad del estado de Massachusetts.
La beca fue en una universidad del estado de Massachusetts.
LA EXPERIENCIA DE UNA JUNINENSE

Becas en Estados Unidos para profesores de inglés: tan lejos y tan cerca

María Pía Maití es una joven que tuvo la posibilidad de continuar sus estudios en Norteamérica tras graduarse en la Universidad de La Plata. En esta nota cuenta cómo fue su experiencia personal y cómo es posible acceder a oportunidades que suelen parecer inalcanzables pero no lo son.

María Pía Maití estudió Profesorado en Lengua y Literatura Inglesa en la UNLP, en 2015 presentó la solicitud y fue una de los 17 profesores de inglés seleccionados en Argentina para trabajar como asistentes de idioma español en diferentes universidades de Estados Unidos en 2016-2017.
La beca está auspiciada por la Comisión Fulbright, una organización gubernamental estadounidense que otorga becas en todo el mundo, y el Ministerio de Educación y Deporte de la Nación.
En diálogo con Democracia contó cómo hacer para acceder a experiencias valiosas tanto en lo personal como en lo profesional.

- ¿En qué consistió la beca que obtuviste para formarte en Estados Unidos?
- El programa del cual participé está destinado a profesores de inglés graduados con título terciario o universitario, menores de 30 años y cubre todos los gastos, desde el costo del pasaje, hasta el alojamiento y los trámites de la visa. La experiencia consiste en trabajar un año como asistente de español y cursar materias dentro de las opciones que ofrezca la universidad. En mi caso, me asignaron Williams College, una universidad del estado de Massachusetts, y me tocó trabajar junto a otros doce asistentes de idioma de diferentes países. En el equipo de español éramos Rosa, de Puerto Rico, Manuel, de España y yo, de Argentina. Además de dar clases, nos encargábamos de organizar eventos donde se transmitieran elementos de las culturas de los tres países. En el caso de la cultura argentina organizamos una tarde de juegos donde les enseñamos a los estudiantes a jugar al truco, noches de película -El Secreto de sus Ojos fue un éxito- y un festejo del día de la tradición con mate y tortas fritas.

- ¿En qué aspectos fortalece a los profesionales del idioma?
- A nivel académico se gana mucha experiencia y nuevas herramientas sobre la enseñanza de lenguas extranjeras. A su vez, el hecho de también ser alumno permite conocer otras maneras de dar clases y de entender la educación. Como el trabajo es en una universidad, solo con estudiantes universitarios, yo intenté involucrarme también en la comunidad y participé como voluntaria en un programa de cuenta cuentos para niños en la biblioteca pública y en la escuela secundaria del pueblo, lo que hizo que mi experiencia fuera más completa. También trabajé como traductora voluntaria de la declaración de la sociedad civil 2017 para el Comité de Desarrollo Social de las Naciones Unidas. Tener la oportunidad de traducir un documento para la ONU fue, no solo enriquecedor como experiencia laboral, sino también un sueño cumplido.

“No solo enriquecedor como experiencia laboral, sino también un sueño cumplido”.

- Personalmente, ¿en qué aspectos te modificó esta oportunidad?
- Hoy tengo una visión de mi país y del mundo más completa y real. Enseñar mi idioma y mi propia cultura me hizo conocer mis raíces mucho más, desde estudiar la leyenda de la yerba mate hasta responder preguntas sobre la situación actual del conflicto de las Islas Malvinas, entendiendo mucho mejor de dónde vengo y hacia dónde quiero ir. Muchas veces pensamos que estas cosas les pasan a los demás, que son difíciles o que hay que tener mucha plata y no es así. En este caso, además de ser profesor de inglés, lo único que se necesita son ganas de animarse y presentarse a la convocatoria.

COMENTARIOS