La región sigue afectada por la inundación.
La región sigue afectada por la inundación.
LAS INUNDACIONES CASTIGAN AL CAMPO

La situación mejora, pero aún permanecen más de 40 mil hectáreas afectadas en Junín

Según un informe de Carbap, este distrito es uno de los pocos de la provincia de Buenos Aires que muestra una leve mejoría. El partido tiene un total de 226.586 hectáreas, de las cuales 40.412 están complicadas por el agua.

Las lluvias de septiembre agravaron la crisis que atraviesa la provincia de Buenos Aires desde hace ya varios meses, donde hay unas 700 mil nuevas hectáreas inundadas, según un reciente informe de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Provincia de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).
Según el informe, las hectáreas inundadas en la provincia de Buenos Aires son un total de 5.481.180, casi 725 mil más que las relevadas en agosto pasado, cuando la superficie anegada era de 4.756.487.

\LEÉ MÁS: La siembra de maíz continúa demorada por los excesos hídricos


De acuerdo al relevamiento, hay algunas zonas que tuvieron una leve mejora, caso algunos distritos de la cuenca baja del salado, y otros, más hacia el centro y oeste, con una clara desmejora en la situación.
Junín, por su parte, es uno de los pocos distritos de la Provincia que muestra una leve mejoría. Según el documento, que compara la semana del 15 al 21 agosto, con la semana del 17 al 22 de septiembre, el partido, que tiene un total de 226.586 hectáreas, tiene 40.412 afectadas, lo que representa el 18% del total. Mientras que en el período 15/21 de agosto, el total era de 40.922 hectáreas afectadas, por lo que la baja significa 5 mil hectáreas menos inundadas.

Los cultivos
La esperanza de los productores estaba puesta en que las lluvias de primavera fueran inferiores a lo normal, de cara a la campaña de gruesa que debería empezar en las próximas semanas. Sin embargo, con las lluvias de septiembre las expectativas se desvanecieron, mientras que los pronósticos tampoco son alentadores para octubre.
“Si bien recién comienza la siembra de maíz y en los próximos días empezará la de soja, la ventana de siembra cada vez más comprometida, ya que los pronósticos no son alentadores como para prever una mejora sustancial en las próximas semanas”, indicó el informe.
Asimismo, señaló que “en las zonas de cría, en la cuenca baja del salado, la situación de los animales es cada vez es más preocupante ya que el estado corporal de los rodeos ha decaído, y se teme no solo por las pérdidas de terneros, sino por el impacto en la tasa de preñez, ya que la temporada de servicio está por comenzar”.
Por último, desde Carbap insistieron en que “preocupa la demora de la Provincia de Buenos Aires, en tratar y declarar la emergencia agropecuaria en varios de los partidos afectados por las inundaciones”.

\LEÉ MÁS: Más de 20 millones de hectáreas afectadas


Mientras tanto, un informe de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) proyectó esta semana que el cultivo del trigo registrará 285.000 hectáreas menos y esto se reflejaría en una reducción de un millón de toneladas en la región pampeana, pero proyectó un leve crecimiento del área destinada al maíz y consideró que habría que esperar qué sucede con la siembra de soja y girasol en función del clima y la evolución de las napas.
El economista de la entidad, Matías Lestani, señaló que “hay que ver cómo evoluciona la napa en la región pampeana, sobre todo esos lotes que no fueron a trigo y quedaron sin sembrar y ver si se pueden destinar a la (cosecha) gruesa”.

Áreas afectadas
Pese al panorama general, algunos partidos que eran considerados entre los más afectados tuvieron leves mejorías. Por ejemplo, en Bolívar hay unas 20 mil hectáreas que dejaron de estar inundadas y el porcentaje de afectación territorial –que el mes pasado comprendía el 40%- cayó al 36%. Un panorama similar se dio en Daireaux, donde hay 10 mil hectáreas inundadas menos. Así como también en Trenque Lauquen y Rivadavia, donde se recuperaron unas 16.441 y 7.956 hectáreas, respectivamente.
Sin embargo, la situación se agravó en 25 de Mayo, donde el territorio inundado se duplicó al pasar de 59.101 hectáreas a 116.301. Mientras que en General Villegas, se sumaron casi 24 mil hectáreas más bajo agua, lo que incrementó el porcentaje de afectación del 25% al 29%.

COMENTARIOS