Alrededor de 2500 motos aguardan destino en los galpones municipales.
Alrededor de 2500 motos aguardan destino en los galpones municipales.
EN LOS PRIMEROS OCHO MESES DEL AÑO

La Agencia de Seguridad Vial retuvo más de mil quinientas motos en infracción

Sin embargo, el titular del área, Eduardo Naya, aclaró en una entrevista con Democracia que de ese total fueron restituidas 970. En tanto, los galpones y predios comunales acumulan alrededor de 2450 ciclomotores.

La Agencia Municipal de Seguridad Vial (AMSV) retuvo en los primeros ochos meses de 2017 más de mil quinientas motos, según se desprende de las estadísticas de la entidad municipal a las que Democracia tuvo acceso.
Hasta el pasado mes de agosto, el saldo anual de 2017 de motos no restituidas que se encontraban en los galpones municipales sumaban 576, lo que adicionado a las ya existentes, da un total de alrededor de dos mil quinientos ciclomotores en depósito esperando ser compactados.
Eduardo Naya, titular de la AMSV, aseguró: “Esperamos en este mes, cuando llegue la máquina, poder compactar una tanda de alrededor de mil y otro tanto el año entrante”. Y señaló que de este modo esperan liberar espacios, ya que las mismas se encuentran en depósitos municipales y en el predio del ferrocarril.
Cabe destacar que agosto fue uno de los meses en que menos retenciones de motocicletas se efectuaron, aunque la problemática está instalada y más de la mitad de los casos de infracciones involucra a menores.
“Las estadísticas de infracciones muestran que poco más de la mitad son menores de edad, de los que logramos detener, y son siempre reincidentes y andan sin carnet de conducir”, indicó Naya.

Esperamos en este mes, cuando llegue la máquina, poder compactar una tanda de alrededor de mil, y otro tanto el año entrante.

Asimismo, según se desprende de una publicación realizada por Democracia, en marzo de este año, hasta ese mes, la agencia indicaba que existía un total de 1600 motos depositadas en los galpones y predios comunales, por lo que según los nuevos datos obtenidos, hasta el mes de agosto muestra un promedio de más de 170 motos retenidas por mes, lo que da un total de 2450.
Además, según pudo conocer Democracia, durante septiembre fueron secuestradas por infracciones de tránsito un total de 262 motos, lo que ampliaría en algunas unidades la cantidad contenida en los galpones municipales, aunque se desconocen las posibles restituciones.

Educación y accidentes
El titular de la AMSV cuestiona y vuelve a poner en el tapete la discusión entre el problema de tránsito y la educación.
“Si no atacamos la educación, no hay solución”, destaca Naya. “A los 14 nadie tiene plata para comprarse una moto y menos, edad para usarla, entonces ¿quién le da la moto? Papá y mamá”, afirma Naya.
Según el funcionario “si queremos cambiar esto tenemos que cambiar la cabeza de mamá y papá. Tirándole responsabilidades al estado no lo vamos a lograr. Es un problema fundamental de educación que sale de la estadística”.
Desde el año pasado hasta la actualidad, según indicaron desde la agencia, subió el número de infracciones.Para Naya “es evidente que la infracción por sí sola no sirve. Necesitamos educación. Hay que trabajar en educación y el intendente lo entendió, convocó un equipo con el que estamos yendo a las escuelas. Y seguiremos trabajando en esto hasta que nos incluyan en una materia”.

Accidentes “varios”
Encuadrados como accidentes varios, Eduardo Naya hace mención al tipo de accidentes que se dan en la ciudad, que predominan y que, sorprendentemente, no involucra más que a las motos.
“La mayoría de los accidentes que conforman nuestras estadísticas son caídas de la moto, pero solos. Se golpean, se lastiman y hasta se matan pero la mayoría no choca contra ningún otro vehículo, se caen solos”, resalta el titular de la AMSV”.
“A veces quieren esquivar el badén por el costado, pero si lo toman a alta velocidad y llegan a rozar el pedalín, se matan”.
En una reciente entrevista, Naya indicó que la agencia confecciona mensualmente un mapa en el que se destacan las zonas álgidas de la ciudad, donde mayores colisiones ocurren y las catalogan según el tipo, desde donde surge la novedad para muchos, de que las caídas de motos representan la mayoría de la accidentología.
Asimismo, en dicho mapa se puntualizan los domicilios de los infractores con la finalidad de conocer los barrios y sectores donde mayor educación vial se requiere para planificar las campañas correspondientes.

COMENTARIOS