Funciona en el Parque Industrial.
Funciona en el Parque Industrial.
MANDUQUE

Funciona en el Parque Industrial local una fábrica de dulce de leche artesanal

El emprendimiento, conformado hace dos años por los socios Sandra Abraham y Antonio Sersale, apuesta a ser conocido en la ciudad y expandirse a la zona.

Hace dos años, los socios Sandra Abraham y Antonio Sersale decidieron emprender un proyecto que involucraba un producto casi adorado por la mayoría de los argentinos como es el dulce de leche pero cuya fabricación suele ser nacional y regional, muy pocas veces local.
Con antecedentes en la gastronomía y el comercio, los dueños de “Manduque”, nombre elegido por sus raíces italianas, comenzaron a fabricar y vender dulce de leche juninense hace un año.
Esperan que la ciudad lo conozca plenamente y a su vez planean que llegue a la zona.

Pyme a pulmón
El lugar donde hoy funciona Manduque era también una fábrica de dulce de leche cuyo dueño decidió vender.
“El anterior dueño quería mucho la fábrica, pero al morir sus padres decidió venderla porque no podía volver sin ellos. La compramos hace dos años y hace un año que empezamos con la venta de dulce de leche”, cuenta Sandra Abraham, una de las dueñas.
Ella es juninense y su socio Antonio hace veinte años que vive en la ciudad.
“Hacemos lo que es dulce de leche familiar en frasquitos de 450grs. y repostero en tarros de diez kilos. Hemos sacado recientemente uno nuevo, el gastronómico por cinco kilos”, cuenta Sandra.
Actualmente comercializan el dulce de leche en Junín, en algunas panaderías sobre todo y en algunas góndolas de algunos negocios bastante conocidos.
Por el momento solo fabrican dulce de leche, pero Sandra asegura que les gustaría incorporar la elaboración de alfajores más adelante. Ahora el foco está puesto exclusivamente en el dulce de leche.
“Manduque significa comer y ambos tenemos antecedentes italianos así que nos pareció un nombre acertado para ponerle, nos gustó”, dice Sandra.
“Somos la única en Junín. Antes se llamaba“Buenas Costumbres” pero al comprar le cambiamos el nombre. En Roca hay otra fábrica pero ya no de Junín y no tiene nada que ver nosotros”, aclara.

El secreto…
A veces es la consistencia, a veces el color, a veces la textura, lo cierto es que el dulce de leche no resulta nunca idéntico a otro. Cada maestro dulcero ha de tener sus celosos secretos.
Según Sandra, la receta de Manduque se caracteriza por materia prima de calidad y fresca.
“Nosotros lo hacemos en base a leche de vaca, agregamos la vaina de la vainilla -no la esencia-“, aclara, “bicarbonato y azúcar. Esa es la base. Lo que si trabajamos es materia prima muy fresca, de muy buena calidad. De los tambos directamente. Todo se hace aquí en la fábrica en el Parque Industrial”.
Manduque apunta a ser un dulce de leche artesanal, más que industrial.
La duda sobre si existe una receta exacta del dulce de leche, queda vigente.
“La receta básicamente es una pero luego cada uno la manejará con mayor cantidad de bicarbonato, con menos, le quedará con más color o con menos, pero básicamente son los cuatro ingredientes básicos para el dulce de leche”.
Ingredientes que según Sandra, “son parecidos. Pero nosotros no lo alteramos con ningún tipo de producto o leche en polvo. Nosotros trabajamos con materias muy puras”.
En Manduque cuentan con un dulcero experto de vasta trayectoria en Junín, Oscar Ruarte, en quien confían a la hora de producir el dulce juninense.
“Nuestro dulcero tiene mucha experiencia y trayectoria en Junín. Trabajó en su momento en Argenlac y La Juninense. Nos apoyamos mucho en él porque la elaboración de dulce de leche era nueva para nosotros”.

Llegar lejos
Para Sandra, este año de trabajo sirvió para que poco a poco la gente los fuera conociendo.
“Fue importante para que la gente conozca el producto y para poder establecer evaluaciones que fueron muy positivas, a la gente le ha gustado mucho”, asegura con orgullo.
“La situación hoy está difícil pero vamos a ajustar cosas el año entrante. Para aprender y llegar más a la gente y mejorar en lo que el consumidor nos diga”.
Volcados de lleno a la fábrica, ni Sandra ni su socio Antonio se ven haciendo otra cosa.
De hecho su proyecto más próximo es comenzar a trabajar para que Manduque sea conocido en la zona.
“Tenemos proyectos para llegar lejos pero vamos de a poco”, concluye Sandra con cautela pero con satisfacción por lo logrado.

COMENTARIOS