SEMINARIO ORGANIZADO POR LA CAMARA HOTELERA

Bases para el fortalecimiento de las empresas familiares

Destacan la importancia de la formación de los hijos en valores, por parte de los padres.

Las situaciones de la empresa familiar fueron analizadas en una jornada organizada por la Cámara Hotelera y Gastronómica de Junín que se llevaron a cabo en la Posada del Sol.

Reforzando la unidad

Santiago Dodero, director del Instituto de la Empresa Familiar -en diálogo con DEMOCRACIA- manifestó que este tipo de seminarios sirven para «concientizarse y aprender cómo trabajar con la familia, constituyendo un equipo de trabajo muy eficaz, siendo muy felices trabajando conjunto, aprendiendo a prevenir los conflictos y cuando éstos aparecen, saber cómo solucionarlos sin que la familia pierda la unidad, el cariño, el amor y al revés se vaya reforzando cada vez más la unidad y la competitividad de la empresa».

Sostuvo Dodero que «las estadísticas muestran que del fundador a la generación de los hijos, es decir, cuando los fundadores ya no están presentes, a nivel mundial el 70% de las empresas familiares fracasan, es decir, que solamente entre el 25 y el 30% de los fundadores exitosos consiguen traspasar de un modo efectivo la empresa a sus hijos».

Indicó el especialista que esto se evita «a través de un proceso de largo aliento como es la formación de los hijos en valores, por parte de los padres; el desarrollo de una personalidad madura pero sobre todo a través de reglas claras acerca de cómo va a ser la influencia de la familia sobre la empresa, de manera que esta siempre agrege valor a la empresa». Dodero indicó que esta temática de la empresa familiar es muy demandada en Latinoamérica donde «nosotros trabajamos y todo el mundo tiene sus problemas, manifiestos o no. La gente no viene tanto a que les demos soluciones sino aprender a que las mismas familias encuentren sus propias soluciones».

Trabajos en talleres

La jornada desarrollada el martes 1 de agosto en la «Posada del Sol» consistió en una conferencia coloquial, intercambiando opiniones con los participantes. La primera giró en torno al trabajo en equipo con familiares y manejo de conflicto; posteriormente siguió el trabajo de un caso a partir de un taller donde se analizó la forma de resolver la situación planteada entre dos familiares que atraviesan una situación fuertemente conflictiva y deben mantener una conversación para resolver este tema definitivamente, para reconstruir la armonía familiar y ponerse de acuerdo sobre el futuro de la empresa familiar.

Otro taller realizado en la oportunidad fue en torno a un autodiagnóstico sobre el nivel de profesionalidad que tiene la empresa familiar de cada uno y a partir de ello el análisis estratégico de la empresa y finalmente se trabajará sobre cómo debe ser gobernada la empresa, en forma separada de la familia elaborando un protocolo familiar, es decir, cómo serán las reglas que regulen la relación entre familia y empresa.

COMENTARIOS