LOS NÚMEROS DE LAS PRIMARIAS EN JUNÍN

Cambiemos fue la única fuerza que pudo mantener su caudal de votos de 2015

Las 24 mil voluntades que cosechó el domingo son similares a las de hace dos años. El meonismo cayó a menos de la mitad de su última performance electoral, mientras que el kirchnerismo obtuvo su más baja cantidad de sufragios desde que se instauraron las PASO, en 2011. El nivel de participación fue de un 73,59%. Hubo poco corte de boleta.

Pasada la euforia y la ansiedad, y entrando en el tiempo del análisis, las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) dejaron en claro que Cambiemos fue la única fuerza que logró mantener su nivel de preferencia respecto a 2015.
En efecto, los 24.010 votos obtenidos por la lista que encabezó Juan Carlos Tolosa Rossini estuvieron apenas por debajo de los 24.689 que había obtenido Pablo Petrecca hace dos años, en las generales, cuando fue elegido como intendente de nuestra ciudad.
El caso de Cambiemos muestra la consolidación de un crecimiento que se dio de manera muy marcada en los últimos años. Vale recordar que, en 2013, bajo el sello de Unión Pro, Petrecca encabezaba una lista corta que obtuvo 4795 sufragios en las PASO y 8525 en las generales, lo que le permitió ingresar dos concejales. De ahí a los 24 mil de ahora pasaron apenas cuatro años. Es cierto que en el medio hubo un acuerdo en el armado de Cambiemos que incluyó a la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica y el partido Fe, una construcción que le permitió a la fuerza gobernar la Nación, la Provincia y la ciudad. Ese capital, en el ámbito local, quedó ratificado al confirmarse que fue el único espacio que logró mantener las adhesiones.

La contracara
En tanto, la contracara de esta situación se puede ver en el massismo, encarnado en Junín en la figura del ex jefe comunal Mario Meoni. Su última gran elección fue en 2013. Allí obtuvo más de 20 mil votos en las primarias y en las generales, y dejó relegado al segundo lugar al Frente para la Victoria (FpV) por un amplio margen.
Dos años antes, en 2011, había protagonizado una extraordinaria performance, cuando puso en juego su gestión y después de unas PASO en las que había obtenido poco más de 14 mil sufragios, llegó a superar los 22 mil en la general para arrebatarle el triunfo al FpV.
Fue a partir de 2013 que comenzó la caída de los renovadores. Con 12.642 votos quedó tercero en las PASO, y si bien logró elevar sus preferencias a más de 17 mil, a Meoni no le alcanzó para volver a ser reelecto. En el medio, había perdido más de tres mil votos.
Pero el golpe mayor lo sintió el último domingo. Los 8540 sufragios recibidos significaron una caída del 51%, es decir que estuvo por debajo de la mitad de su elección anterior. Teniendo en cuenta que el resultado de su espacio político a nivel provincial tuvo un desempeño similar, parece muy complicado remontar estos números, aunque se sabe que Meoni, como animal político que es, no va a dar por perdida esta contienda.

También cayó el kirchnerismo
Otro espacio que sigue perdiendo voluntades es el kirchnerismo, antes como FpV y hoy como Unidad Ciudadana. En esta oportunidad, tuvo la cosecha más baja desde 2011 hasta la fecha. Es que seis años atrás logró superar los 20 mil votos y estuvo cerca de arrebatarle la intendencia a Meoni, aunque finalmente no le alcanzó. Desde entonces, nunca pudo siquiera acercarse a esa performance.
En 2013 obtuvo 12.670 votos en las primarias y 14.576 en las generales, muy lejos de los 20 mil del meonismo.
En 2015, en una interna muy disputada entre los espacios que entonces lideraban Oscar Romero y Gustavo Traverso, lograron sumar –junto a una tercera lista que encabezaba Daniel Giúdiche– más de 16 mil sufragios. Pero ese número bajó a menos de 14 mil en las generales.
El domingo, la lista que tiene como primera candidata a Maia Leiva captó 12.307 voluntades y más allá de que en Unidad Ciudadana se muestren conformes con el resultado, lo cierto que es la cosecha más baja desde que se instauraron las PASO, en 2011.

Participación
Respecto de la participación, hay que decir que desde el año 2011 que no había tanta asistencia a votar en una primaria en Junín. La comparación se hace entre las PASO porque es una constante que en las generales haya mayores niveles de compromiso.
El domingo pasado 58.214 juninenses emitieron su sufragio, una cifra similar a los 58.770 de 2011, y mayor a los 57.722 de 2016 y a los 55.313 de hace dos años.
En esta oportunidad había 79.111 electores habilitados, por lo que el porcentaje de concurrencia a las urnas fue de un 73,59%.

Corte de boleta
En estas primarias los juninenses debimos elegir candidatos en cuatro categorías: senadores nacionales, diputados nacionales, senadores provinciales y concejales.
Lo que se pudo advertir en los resultados fue que no hubo cortes de boletas masivos.
La fuerza más despareja en este rubro fue Unidad Ciudadana, que recibió 12.307 votos en la categoría de concejales y 14.879 en la de senadores nacionales, lo que permite deducir que hubo más de dos mil votos (17,41%) que fueron a Cristina Fernández de Kirchner pero que no se trasladaron al ámbito local.
La situación opuesta se dio en Cambiemos, cuya categoría menos votada también fue la de concejales, con 24.010 sufragios, pero la diferencia con la más elegida, que en este caso correspondió a diputados nacionales, fue de apenas 646 boletas.
En tanto, 1País consiguió 8540 voluntades en la lista que encabeza Patricio Fay y 9317 en la que tiene arriba a Sergio Massa, lo que da una diferencia entre ambas categorías de un 8,34%.
Por último, en la lista del Frente Justicialista Cumplir también hubo algún corte de boleta, pero en este caso la relación fue inversa: las listas más elegidas fueron las de los precandidatos a concejales (3704 en total), mientras que la menos votada fue la de diputados nacionales, que encabeza Eduardo Bali Bucca, con 3218 sufragios, lo que da una distancia entre ambas de un 13,12%.

COMENTARIOS