None
MUSEO DE ARTE

Toda la espiritualidad de Juan Doffo en su original muestra de pinturas y fotografías

Las obras del artista de Mechita, de trayectoria internacional, estarán en Junín hasta el 8 de noviembre.

Juan Doffo estuvo presente en la inauguración de la muestra de sus pinturas y fotografías que se exponen en el Museo de Arte “Angel María de Rosa” hasta noviembre próximo.
Quien es un reconocido artista plástico a nivel internacional, acreedor de muchísimos premios nacionales y del exterior, el martes último presentó sus trabajos: fue una oportunidad casi única de tomar contacto con él. Eso también sucederá el 2 de noviembre próximo, cuando brindará una charla en el Museo, destinada a alumnos, docentes de la rama artística y público en general.
Vale mencionar que entre sus últimos logros, en el 2008 le fue otorgado el Primer Premio del Salón Nacional de Pintura y el Gran Premio Fundación María Calderón de la Barca.
En diálogo con DEMOCRACIA dijo que su expectativa era que toda la gente que amaba el arte en Junín, viera su trabajo. “Sé que Junín es una gran potencia cultural, por eso me interesó mucho, mucho, mucho venir. Además, como la muestra tiene mucha fotografía y pintura me parece que es atractiva para todo público”, manifestó.
Entre los elementos comunes que se ven en sus obras, ya sea pintura o fotografía, está la luz: la luz como esencia de la vida. Para Doffo, una obra tiene que tener logros plásticos, visuales, y sobre todo que se parezca a lo que el artista sintió o a lo que intuyó.
“Cuando me preguntan cuánto tiempo tardo en hacer una obra, respondo que a veces tardo dos días y otras, veinticinco años. Hay ideas que arrastro, que no logro concretar hasta que un día lo hago. Para mí, una obra está completa cuando se parece bastante a ese fantasma interno que uno intuyó”, expresó.
Otro de los rasgos comunes que a simple vista puede verse en varios de los trabajos de Doffo, es la presencia contenedora de Mechita, su pueblo natal, en el partido de Bragado.
“Mechita significa lo que es para mí la naturaleza. Es un paisaje de llanura pampeana bonaerense, nuestra, que tiene cosa de desierto. La palabra ‘pampa’ es quichua que significa espacio sin límites. En este desierto verde, donde no hay nada más que un horizonte, cielo y tierra, uno proyecta sueños, cosas”, dijo.
“Si el paisaje fuera muy exuberante, seguramente me apabullaría, pero acá es como que ese paisaje es una excusa para hablar del amor, del sexo, de la psicología, de la filosofía, del poder, de los dioses, de todo. Siempre en la obra, Mechita es una especie de excusa real, afec-tiva, donde yo hablo de naturaleza y cultura todo el tiempo”, definió.
Doffo vive en la ciudad de Buenos Aires, donde este año fue declarado “Personalidad destacada de la cultura”.

COMENTARIOS