Desde hace cinco años, la cinta asfáltica se encuentra en estado total de abandono.
Desde hace cinco años, la cinta asfáltica se encuentra en estado total de abandono.
HACE CINCO AÑOS QUE LA PISTA DE ATERRIZAJE ESTÁ CLAUSURADA

La llegada de los vuelos low cost reaviva la ilusión de reactivar el Aeródromo local

“Se abre la posibilidad de que algún interesado ponga presión para que Nación o Provincia inviertan en la repavimentación de la pista”, afirmó a Democracia Carlos Oubiña, de la estación aérea juninense. Calculan que la obra demandaría unos 20 millones de pesos.

La pista del aeródromo de Junín, una estación aérea clave para el desarrollo de la región, continúa clausurada –fue cerrada hace cinco años-, a la espera de una obra de repavimentación que depende del gobierno provincial y oscila los 20 millones de pesos, pero que por el momento no aparece entre las prioridades de la actual administración. 
El arribo al país de los vuelos llamados low cost –coinciden los especialistas y funcionarios consultados por Democracia- podrían reactivar el proyecto de reactivación de la pista, ya sea a través de inversiones públicas o privadas.  
Con el paso del tiempo y el uso, la pista de aterrizaje se fue deteriorando, fundamentalmente porque no tuvo el mantenimiento necesario, como sí sucede en los distintos aeropuertos de la Argentina. Como consecuencia de esto, en abril de 2012 se clausuró el uso de la cinta asfáltica del predio aeronáutico que era utilizado por aviones privados, comerciales y militares. 
En 2014 se habían planificado obras para ampliar y modernizar el aeródromo de Junín con un presupuesto de 4,7 millones de pesos, en el marco de la modernización de todo el sistema aeronáutico de la Provincia. Pero nuevamente, todo quedó en promesas. 
Y en enero de este año, estuvieron en Junín técnicos de Vialidad Provincial para evaluar el estado de la pista del Aeródromo local. Al parecer el gobierno de la provincia de Buenos Aires estaba interesado en su reactivación y en la actualización del proyecto sobre las obras que hay que hacer en la pista, pero la realidad es que por el momento no hay avances concretos ni un presupuesto asignado, pese a su importancia estratégica, sanitaria y comercial. 

Alternativas
En diálogo en Democracia, la diputada provincial por Cambiemos, oriunda de Junín, Laura Ricchini, explicó: “Nosotros en su momento nos reunimos con el anterior jefe de la Dirección de Aeronáutica de la Provincia, quien nos comentó que no estaban en condiciones de realizar esa inversión en este momento”. 
“A partir de ese momento empezamos a buscar distintas alternativas como la inversión público-privada, que recientemente fue aprobada por ley y permite que un privado invierta y realice las obras y que se le pague con el tiempo”, afirmó la legisladora que responde al intendente Pablo Petrecca. “Otra posibilidad es que Nación se haga cargo de las inversiones”, agregó.
“La idea de esta gestión es tener la pista en condiciones, teniendo en cuenta que hoy se está hablando de vuelos ‘low cost’ y  es importante que Junín pueda insertarse dentro las ciudades con aeródromos de vuelos comerciales”, afirmó Ricchini.
Por su parte, Carlos Oubiña, del Aeródromo de Junín, señaló a Democracia: “Han venido varias veces desde distintos sectores del Gobierno pero por ahora no hay información sobre qué va a pasar y no se sabe si este proyecto de renovación va a estar en el nuevo presupuesto de la provincia de Buenos Aires”. 

“La idea de esta gestión es tener la pista en condiciones, teniendo en cuenta que hoy se está hablando de vuelos ‘low cost’ y  es importante que Junín pueda insertarse dentro las ciudades con aeródromos de vuelos comerciales”

La Ciudad, “sin conexión aérea”
“La realidad es que hoy Junín no tiene ninguna posibilidad de conexión con el transporte aéreo, ya que el aeródromo se encuentra clausurado y el Club de Planeadores está inhabilitado por las inundaciones que anegaron la pista de aterrizajes”, alertó Oubiña.  
Los aviones que se encontraban en el Aeródromo de Junín ubicado a la vera de la Ruta Nacional 188, desde hace cinco años están en el Club de Planeadores que actualmente está en desuso por las inundaciones. “Acá el único que opera es Diego García Roqués con un avión fumigador que está autorizado para utilizar la pista en mal estado”, dijo Oubiña.
En el caso de los vuelos sanitarios, los helicópteros son quienes tienen autorización para aterrizar, mientras que los aviones, en una emergencia de gravedad, podrían utilizar la pista pero no es aconsejable. “En el caso de aviones grandes tienen que bajar en Pergamino y si son medianos pueden bajar en la pista de tierra en el Club de Planeadores”, explicó.
En la parte operativa específica del sector aéreo ha quedado reducida en tres personas: hay un encargado y dos personas que abren la torre de control dos veces por semana para hacer un trabajo de control terrestre por si alguna aviación solicita información.
La parte aeronáutica del Aeródromo de Junín se encuentra gestionada por la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC) en conjunto con la Municipalidad para determinados aspectos relacionados al mantenimiento.
A su vez, la ANAC, que antiguamente era la Fuerza Aérea Argentina, delegó parte de las tareas a la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), una sociedad del Estado bajo la órbita del Ministerio de Transporte de la Nación que se dedica específicamente al tráfico aeronáutico como son los controles, los partes de vuelo, etc.
Si bien el gobierno provincial hace inspecciones esporádicas en las instalaciones del aeródromo, “todos estamos a la espera de hacer la pista”, dijo Oubiña.
“Si la pista estuviese reparada, el aeródromo volvería a funcionar por lo que habría que tomar gente generando nuevos puestos de trabajo para reactivar la torre, los controles operativos de los aviones y volver a tener planta de combustible que está parada” afirmó.
Con las líneas de “low cost” que están pronto a instalarse en Argentina, “se abre la posibilidad de que algún interesado ponga presión para que Nación o Provincia inviertan en la repavimentación de la pista que se habla de 20 millones de pesos porque la carpeta interna es fuerte y está bien hecha”, subrayó.

Accidente por falta de torre de control
Desde hace más de siete años el Aeródromo de Junín carece de sistema de operaciones, por lo cual los aterrizajes y los despegues debían realizarse sin asistencia. 
Como consecuencia de esto, en 2010 se produjo un accidente entre dos fumigadores que se encontraban a 10 metros de altura al momento de aterrizar por lo cual uno de ellos fue chocado desde arriba por el otro, según indicaron autoridades de la Aviación Civil. 
La avioneta golpeada, una Pipper, se precipitó a tierra con importantes daños en su estructura, mientras que su piloto, identificado como Diego García Roqués, sufrió fracturas diversas y cortes, por lo que tuvo que ser trasladado al Hospital Zonal de Junín.

COMENTARIOS