Decisiones que dejan críticas servidas en bandeja a los opositores
TRIBUNA DEL LECTOR

Decisiones que dejan críticas servidas en bandeja a los opositores

Esta semana, el Gobierno ha tenido la suerte de que irrumpieran las noticias de la separación de Yanina y Diego Latorre y las declaraciones de Carlitos Tévez sobre Riquelme. Ha sido tal su repercusión que las revistas y programas de radio y televisión dedicaron horas a su difusión.
No faltó quien especulara, a partir de una afinada imaginación, que en esto estaba la mano del presidente Macri, dada la estrecha vinculación de los protagonistas con el Club Boca Juniors. Podría tratarse de un acto de astucia del mandatario, quien -molesto por enésima vez con los errores de algunas áreas de su gobierno- encontró la forma de desviar la atención hacia estos acontecimientos de la farándula.
Cuesta creer que, lanzada la carrera electoral, desde el oficialismo se incurra en actos de torpeza y falta absoluta del sentido de la oportunidad. ¿A quién se le ocurre salir a suspender los subsidios a personas que se encuentran en situación de necesitarlos efectivamente?
El hecho denunciado acerca de la detección de casos que los perciben indebidamente, o como en Córdoba, en donde hay cuatro localidades en las que hay más beneficiados que habitantes, habilitan la investigación y la denuncia pero no la suspensión a todos los beneficiarios. Sorprende la falta de pericia que se aprecia, cada tanto, en temas sensibles en momentos particularmente sensibles.
Ello no ayuda al Gobierno, a la vez que opaca sus buenas y acertadas decisiones para servir en bandeja a los opositores argumentos y críticas que son claramente evitables. Dar marcha atrás siempre es bueno porque, en definitiva, la rectificación demuestra un espíritu crítico y sensible a corregir los desvíos. Así, el daño inútil e irrazonable exhibe una impericia política que obliga a un sobreesfuerzo para recuperar los casilleros perdidos.
Como contrapartida, alimenta las absurdas propuestas de campaña que se anuncian sucias y no exentas de violencia. Cuidado con esto. Basta observar los agravios y escraches organizados contra Macri, Vidal y Garavano.
Habrá sorpresas diarias, como escuchar a la ex Presidenta anunciando que su retorno es necesario para luchar contra la corrupción. Ello permite preanunciar que continuarán las denuncias, sin importar demasiado que sean fundadas o no, contra los candidatos y funcionarios de Cambiemos. Esta alianza tendrá que poner todo su ingenio para llegar con posibilidades de éxito a octubre porque debe perforar a través de una muy elaborada comunicación, las barreras que le opone el kirchnerismo en lugares muy densos e históricos del Conurbano.
Cristina cuenta con un caudal propio e importante, según lo admiten todos los analistas, de estos sectores a los que es muy difícil conmover porque han sido cooptados durante muchos años por el relato. Esta particularidad, o si se quiere ventaja, sólo pudo lograrla el Justicialismo, pese a no hacerse cargo absolutamente de ninguno de las críticas y denuncias por corrupción que hoy enfrentan muchos de sus hombres y ex funcionarios.
No se ha escuchado jamás la más mínima autocrítica. Del lado del Gobierno, si bien cuentan con una de las figuras más relevantes de la política argentina, como María Eugenia Vidal, no debe distraerse y enfocarse en el armado de las listas, integrando a los mejores hombres y mujeres que le aportan no sólo el PASO, sino las restantes fuerzas como la UCR, la CC y el ARI.
Por una vez, se hace necesario que los gobernadores, intendentes y quienes tienen poder político territorial privilegien, por sobre los amiguismos, las aptitudes, trayectorias y nivel de compromiso de las personas que van a integrar las representaciones en los concejos deliberantes, las legislaturas y el congreso nacional. Ello es válido para todas las organizaciones políticas que participarán en la contienda.
La circunstancia de preanunciarse que con las PASO muchos candidatos no serán definidos, obliga a analizar el sentido y conveniencia de mantener un sistema que le costará al Estado $2800 millones cuando tenemos tantas necesidades y carencias insatisfechas en gran parte de la población.


Oscar R. Peretti
DNI 4.973.732

COMENTARIOS