ANTE EL PELIGRO DE UN DESBORDE

Avanza la obra del terraplén en el Salado

Con la premisa de defender las viviendas situadas en la zona ribereña, la Municipalidad de Junín avanza con las tareas –que se llevan a cabo con las máquinas retroexcavadoras que gestionó la comuna ante la Provincia- para la construcción de terraplenes a la vera del Salado.
El objetivo de construir un terraplén –según se viene informando desde el municipio- es reforzar la defensa y prevención de todo el casco urbano, concretamente en el sector comprendido desde Costa Verde, hasta calle Posadas, lugar donde se concentra la mayor presencia de viviendas.
Así, frente a las lluvias pronosticadas para estos días, desde el gobierno local destacaron que la ciudad se encuentra más protegida.
Cuando comenzaron estas tareas, el municipio aseguró que la consigna de todas las acciones que se llevan a cabo es anticiparse y que, por eso, cuando nadie hablaba del agua, "ya se tenían bombas puestas, se tomaban medidas de los niveles de las lagunas, y se tapaban alcantarillas. También hoy, y como no se sabe qué pasará con el clima, se comenzó con este trabajo de prevención, que consiste en levantar la cota del terraplén por donde circula el agua, generando un mejor margen de contención, ante cualquier contingencia y esperando más lluvias".
En el momento de inicio de los trabajos, el jefe comunal de Junín, Pablo Petrecca, había asegurado que la prioridad de su gestión, hoy, "es atender la situación hídrica" y que, con este terraplén, "se está generando un metro más de contención desde Costa Verde hasta Posadas, en los lugares más bajos del río Salado, y así anticiparnos ante un posible desborde, que no sabemos si puede ocurrir. Diez kilómetros de defensa, un trabajo en el que no sólo se coloca la tierra, sino que además se la envuelve con un plástico, para compactar artificialmente la tierra de los terraplenes".

Emergencia
Por unanimidad, y luego de una serie de modificaciones al proyecto original presentado por el oficialismo, el Concejo Deliberante aprobó anteayer el proyecto de declaración de la emergencia hídrica en el partido de Junín.
A la sesión especial, que se hizo en el salón Azul del municipio, fueron algunos vecinos, en su mayoría muy preocupados por la situación que atraviesan algunos barrios linderos al canal del río Salado.
La concejal Lía Castratovich (Cambiemos) informó en qué consiste tal declaración cuyo objetivo es “implementar las acciones tendientes a reparar los daños producidos o que eventualmente se produzcan como consecuencia de desbordes pluviales y desbordes de cursos de agua; la ejecución de obras de infraestructura y la contratación de bienes y servicios necesarios a tal fin”.
La emergencia declarada tiene vigencia a partir de la promulgación de esta ordenanza hasta el 31 de diciembre de 2017. A a su vencimiento puede prorrogarse por seis meses cuando las causas o condiciones que dieron lugar a la misma no hayan cesado. Dicha prórroga deberá ser solicitada por el Departamento Ejecutivo municipal al Concejo Deliberante y aprobada por este último.

COMENTARIOS