TERCERA EDAD

Unos 400 adultos mayores participan del programa Abuelos Conectados

Detalles de un proyecto que crece de la mano de la Dirección de la Tercera Edad del Gobierno Local. Se trata de una red de comunicación y contención para aquellos adultos mayores que más necesitan.

Karina Barucca está a cargo de la Dirección de la Tercera Edad del Gobierno local, que a su vez implementa el programa Abuelos Conectados, del cual participan 400 personas.
Esta red, vía telefónica, que ha implementado el municipio desde el 2008 tiene el objetivo de comunicación con las personas de la tercera edad, estableciendo un vínculo de confianza, apuntando a la contención y compañía.
“Los abuelos charlan con las chicas y en el marco de esa charla nos llegan historias de vida, preocupaciones que tienen. Como a todos, les afecta la economía, el precio de los medicamentos. En estos días, están aquellos que están contentos porque llegan las fiestas y van a festejar, y otros que al contrario, sea porque han sufrido pérdidas o por otros motivos, no quisieran que llegaran. Hay de todo, cada abuelo tiene su particularidad, su historia y su realidad. Todo esto surge en la charla”, explicó Barucca.
“Por todo esto, que surge en las charlas, es que tenemos mucho cuidado con la selección del personal de Abuelos Conectados. Acá se resguarda mucho la información que nos llega. Esto se mantiene en forma privada. Las empleadas de acá tienen muy en claro cuál es la tarea, les gusta trabajar con adultos mayores, cuidan su trabajo y a los abuelos”, manifestó.
“Nuestra función también en responder a las consultas, comunicar las actividades que se organizan, por ejemplo, de la Dirección de Deportes, en lo que hace a la Colonia de Adultos Mayores. Aquí tenemos las planillas médicas y el recorrido de los colectivos que a su vez es informado a través de los llamados telefónicos. Muchos de los beneficiarios del proyecto, participan de la Colonia de Verano”.
Abuelos Conectados funciona a través de llamados telefónicos. “Como son casi 400 abuelos conectados, se organizan por semana los llamados. Eso se acuerdo al ingresar el beneficiario al programa, que es evaluado por una trabajadora social, que en este caso es Sandra Muretta, quien les toma los datos y les cuenta de qué se trata. En esa entrevista se le pregunta cuántas veces quiere recibir el llamadito y se le ofrecen los teléfonos de la oficina para cualquier consulta que quieran hacer y muchos de ellos vienen acá a la oficina”, explicó Barucca.

COMENTARIOS