None
CENTRO TIERRADEFUEGO

Encuentro para aprender y crear tipografía

Será el próximo sábado, 30 de mayo, en la sede ubicada en Siria y Borges.

Andrea Ciaravino, Silvia Medero y Carlos Macheratti organizan para el próximo sábado un encuentro sobre tipografía, abierto al público, en el Centro Cultural "Tierradefuego", sito en Siria y Borges, a la hora 18.
Según lo informado por los organizadores, la idea del taller es juntarse a hacer cosas tipográficas, mientras intercambian ideas, conceptos y dudas.
La actividad es gratuita. "Estamos haciendo esto porque queremos que exista un espacio donde podamos compartir las ideas y los problemas que se nos plantean diariamente con la tipografía. Y además porque nos encanta hacer esto", expresan.
Las actividades son decididas por todos los que quieran participar: éstas se proponen y luego entre todos eligen la que harán en tal encuentro.

Materiales

Los materiales a utilizar pueden ser: papeles (afiche, cartulina, ilustración, o el que tengan) de colores planos (blanco, negro, rojo, etc ... ); pegamentos (cualquier tipo de cola, pegamento universal, o cinta); herramientas extras (cualquier tipo de cortantes, por ejemplo: cutter, tijera, ginsu ... ); lápices, biromes, fibras, etc.

Historia de
la tipografía

Para Martín Solomon, "la tipografía es el arte de producir mecánicamente letras, números, símbolos y formas con la ayuda del conocimiento de los elementos, los principios y los atributos esenciales del diseño". La tipografía tiene que ser, necesariamente, algo más que un vehículo para la transmisión de contenidos. Como veremos más adelante, el hombre occidental no sólo creó un alfabeto para reproducir los sonidos. Los distintos escribas, copistas, calígrafos, tipógrafos, fundidores, editores, impresores y diseñadores, "imprimieron" (y nunca mejor dicho) su sello característico.
Esta singularidad buscada en el modo de transcribir los textos, ha abierto un terreno a la creación (a medio camino entre el arte y el oficio) dentro del soporte fundamental de la cultura a lo largo de los últimos 48 siglos.

COMENTARIOS