None
ADMITEN LA CARENCIA, PERO RELATIVIZAN SU GRAVEDAD

La falta de una escalera de rescate, un problema para los Bomberos de Junín

Desde la institución reconocieron que se trabaja sin una herramienta que permita llegar hasta los pisos superiores de los edificios, aunque aclararon que no se trata de una limitación fundamental. “La escalera es importante, pero más importante que todo es el propio bombero”, aseguró el ex jefe local de la entidad, Eduardo Naya.

La falta de una escalera de largo alcance para operativos de rescate es un problema que aqueja a los cuerpos de Bomberos de varios municipios del Interior de la provincia de Buenos Aires, que son testigos en tiempo real de la construcción de edificios cada vez más altos sobre sus suelos.
Junín no es la excepción, pero desde la dependencia local de Bomberos procuraron bajar el grado de preocupación a propósito de la ausencia de la herramienta. “El hecho de no tener una escalera hidromecánica es una limitación, que por supuesto sufrimos y seguimos sufriendo en la ciudad. Sin embargo, la escalera es sólo una herramienta, y ni siquiera la más importante. Lo fundamental es siempre, y antes que todo, el bombero mismo”, explicó a Democracia Eduardo Naya, ex superintendente de Seguridad Siniestral de la Policía Bonaerense.
“En algún punto, también nos favorece el hecho que todavía no han empezado a verse en Junín demasiadas construcciones que los Bomberos calificamos como riesgosas, y que sí existen en otros lugares, como por ejemplo en los Estados Unidos e incluso algunos en la ciudad de Buenos Aires. Eso no quiere decir que no hayamos tenido que enfrentar fatalidades en algunos casos, pero la escalera por sí sola no garantiza nada”, insistió Naya, quien también se desempeñó durante quince años como jefe del cuartel de Bomberos de Junín.
En esta línea, Naya, que continúa vinculado a la institución como su tesorero, precisó que más importante que contar con una escalera es asegurar “la autoprotección de los edificios”. “Es imprescindible que las estructuras edilicias cuenten con lo que se llama caja de escalera, es decir, una construcción incombustible alrededor de la escalera, que puede ser de hormigón o algún otro material resistente a las llamas y que al final de cada tramo cuente con puertas de cierre automático”, precisó el referente de Bomberos.
Por otra parte, Naya señaló que puede resultar útil el asesoramiento de Bomberos previo a la edificación. “Si es posible, el plano del futuro edificio debería llegar a Bomberos antes de que se construya. Una vez que se edificó, si no se preestablecieron todas las medidas de seguridad, es muy difícil hacerlo después”, aseguró.
El ex titular de Bomberos Junín también advirtió que las escaleras no siempre permiten una evacuación rápida frente a una situación de siniestro, aunque siempre dejando en claro que es mejor contar con ellas antes de no tenerlas.
“La escalera, por lo general, habilitan un escape lento y de un número limitado de personas. Además, sólo son eficaces en aquellos casos en los cuales las víctimas de un incendio están entrenadas para actuar en situaciones límites. Sería muy beneficioso que los consorcios contemplaran la posibilidad de realizar instrucciones y simulacros de siniestros”, propuso Naya.

COMENTARIOS