SIN ACUERDO POR EL PAGO DE UNA SUMA FIJA DE FIN DE AÑO

Se tensa la negociación por el bono a los municipales

Las conversaciones seguirán la semana que viene. Insisten en reanudar la discusión sobre la actualización de la escala salarial. Por el momento, descartan una medida de fuerza.

El gobierno local y el Sindicato de Trabajadores Municipales de Junín siguen sin llegar a un acuerdo por el pago de un bono de fin de año. Ayer al mediodía, la conducción del gremio volvió a reunirse con los funcionarios de la Secretaría de Hacienda comunal, pero no hubo demasiados avances y las conversaciones continuarán la semana que viene.
Por otra parte, además de la falta de definiciones sobre el bono, desde el sindicato advirtieron que comienza a recrudecer la discusión sobre la actualización de los escalafones salariales del los empleados de la administración pública, que a principios de agosto motivó uno de los conflictos gremiales más importantes del año, y que mantuvo a la administración municipal paralizada durante más de una semana.
“Nos reunimos ayer con el secretario de Hacienda (Ariel Díaz). Hablamos sobre el tema del bono, pero hasta la semana que viene no va a haber novedades. De todos modos, nuestra prioridad es resolver la cuestión del escalafón salarial y tampoco ha habido avances sobre eso desde que finalizó el conflicto, el 24 de agosto pasado”, afirmó a Democracia Gabriel Saudán, secretario general del gremio municipal.
“Nuestra intención es resolver la cuestión salarial de una vez para no tener que seguir mendigando estos bonos. Tenemos un compromiso del gobierno del intendente Pablo Petrecca de que la situación de los empleados municipales iba a estar contemplada en el presupuestos del año que viene y esperamos que se cumpla”, agregó el dirigente.
No obstante, Saudán aclaró que "por el momento" no hay planes de impulsar una nueva medida de fuerza.
"Apostamos a continuar con la mesa de diálogo que se había abierto y confiamos en que vamos a llegar a buen puerto. Hoy no tenemos pensado volver al paro, pero la realidad es que hasta el momento no hemos avanzado demasiado", admitió.

Relaciones tensas
El nivel de tensión entre el municipio y el gremio de municipales ha sido particularmente alto durante el segundo trimestre de 2016.
El 8 de agosto, el sindicato rechazó una oferta salarial del Ejecutivo municipal de un 10% de incremento, que se sumaba al 22% otorgado a principios de año.
La entidad reclamaba un 15% y una suma fija no remunerativa de 3.000 pesos, y ante la falta de acuerdo, decretó un paro por tiempo indeterminado que se extendió durante casi diez días, lapso durante el cual hubo acusaciones cruzadas sobre la supuesta falta de predisposición de ambas partes a retomar las negociaciones.
Finalmente, el 16 de agosto, Petrecca reforzó la oferta de incremento del 10% al 15%, lo que permitió comenzar a destrabar la puja salarial. Pero el dato más relevante fue que el gobierno comunal prometió revisar las escalas de remuneraciones de cara al inicio de 2017.
“Nos propusieron llevar el Salario Mínimo, Vital y Móvil a la última categoría de la jerarquía, lo cual resolvería la cuestión, porque a partir de allí todas las categorías que siguen se verían alcanzadas por la suba del piso”, explicó Saudán a Democracia, en la edición del 21 de agosto último.
De todos modos, dejó en claro que desde el Palacio Municipal le habían anticipado que la actualización de la escala de haberes “va a llevar un tiempo”.
"Sabemos que el estado de las finanzas municipales no es el mejor, pero tenemos que buscar la forma de llegar a un acuerdo", insistió el gremialista.
Mientras aguardan por novedades sobre la discusión de fondo, los empleados municipales se alinean con el reclamo del bono que realiza a nivel nacional la CGT. En total, serían 1350 los trabajadores que percibirían el plus.

COMENTARIOS