None
TRAS LA MEDIDA TOMADA POR EL GOBIERNO

El freno en la quita de retenciones cayó mal en Junín: “No es lo que se prometió”

El anuncio de no continuar bajando el porcentaje de retenciones a la soja, al menos hasta 2018, cayó mal en el sector agropecuario de Junín y la Región.
Quienes salieron a exponer el enojo de los productores fueron la titular de Federación Agraria Argentina a nivel local, Rosana Franco, y el consejo directivo de Carbap, que tiene entre sus miembros al juninense Rodrigo Esponda, ex presidente de la Sociedad Rural de esta ciudad.
En declaraciones a Democracia, Franco dijo que “el campo tenía otra expectativa” porque “lo que había dicho en campaña el presidente (Mauricio) Macri era otra cosa”.
“Esto obviamente le resta dinero al productor pero sobre todo a las ciudades del interior, dado que la plata que se genera en este sector se vuelca en consumo a otros rubros. Estamos sorprendidos”, expresó la dirigente.
Franco aclaró que “si el país necesita de ese dinero para salir adelante, el campo no se opone y, particularmente, la Federación Agraria tampoco, porque el productor siempre trató de empujar para que las cosas vayan mejor, pero pedimos que también nos consideren todas las otras cosas que venimos solicitando desde hace tiempo, que son muchas”.
Casi al mismo tiempo, desde Carbap se divulgó un comunicado muy crítico con la disposición del Poder Ejecutivo.  “Nuestro país siempre ha sido capaz de volver a generar riqueza luego de cada crisis, y el sector agropecuario es quien ha iniciado ese proceso y lo ha sacado adelante. De igual manera, nuestro país ha demostrado una gran incapacidad para generar prosperidad, principalmente a través de las distintas administraciones gubernamentales”, comienza expresando el texto.
A continuación se manifiesta que ha quedado demostrado que los impuestos distorsivos como las retenciones cortan el flujo benéfico del dinero en el sistema, flujo que genera desarrollo, inversión, trabajo e impuestos, para reemplazarlo solo por gasto discrecional e ineficiente. En estos últimos diez años empíricamente, para los teóricos mas descreídos, se ha dejado en evidencia que la distribución desde el Estado ha sido ineficiente, injusta, discrecional y generadora de corrupción”.
“Solo con prosperidad combatiremos la pobreza. Desde Carbap nos preguntamos: ¿Lo logramos cambiando una vez más las reglas de juego? ¿Lo logramos generando una vez más incertidumbre? ¿Generamos previsibilidad no cumpliendo con lo prometido? ¿Podremos acelerar el desarrollo productivo del país pisando una vez más el freno?”, concluye el comunicado.

Marcha atrás
La génesis de este descontento se dio el lunes, luego de que el presidente Mauricio Macri admitiera que no se podrá cumplir la promesa de rebajar en 2017 otros 5 puntos las retenciones a las exportaciones de soja, pero el Ministerio de Agroindustria anunció reintegros destinados a productores de diez provincias.
El jefe de Estado dijo en Olivos que se postergará para 2018 la rebaja gradual de retenciones, a razón de medio punto porcentual desde enero de ese año hasta diciembre de 2019.
Como parte de las promesas de campaña el gobierno rebajó cinco puntos las retenciones a la soja para el 2016.
Sin embargo, no pudo cumplir con la promesa de repetir la decisión el año próximo, por razones presupuestarias.
En un acto en la Residencia Presidencial, Macri anunció que se publicará en el Boletín Oficial el decreto que establecerá la rebaja de los derechos de exportación a la soja, actualmente del 30 por ciento, que quedarían en 18 por ciento a partir de enero de 2020.
A pesar de que no rebajará las retenciones a exportaciones de soja en 2017, el gobierno dará reintegros de 5 puntos sobre esos derechos de exportación a productores de diez provincias que integran el Plan Belgrano.
Así lo anunció en Olivos el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile. La medida entrará en vigencia a partir de la próxima campaña de la oleaginosa que comienza el primero de marzo de 2017.

COMENTARIOS