None
COOPERATIVISMO

El banco Credicoop y el desafío de ayudar al ciudadano

La entidad financiera propone una forma de trabajo distinta. Impulsará la iniciativa para construir un predio de economía social en los ex talleres ferroviarios.

Fue un 19 de marzo de 1984, hace ya 25 años, cuando el Banco Central autorizó al Banco Credicoop Cooperativo Limitado, a funcionar como entidad nacional. Para llegar a aquella jornada fue necesario que 44 Cajas de Crédito Cooperativas del país aunaran esfuerzos. Marcelo Luciani, gerente zonal de la entidad que hoy cuenta con 244 filiales en todo el territorio nacional, recordó que el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos tenía más de mil cajas de crédito. “Pero una ley de la dictadura obligó a su transformación. Fue entonces que se produjeron las absorciones hasta la actualidad, en la que estamos prácticamente en todas las provincias argentinas” , relató Luciani.
El espíritu cooperativista que los animaba pudo más que las trabas y dificultades que fueron encontrando en el camino. “El origen del banco estuvo relacionado con resolver las necesidades a la gente”, resaltó Luciani.
En ese sentido, del Cre-dicoop siempre se destacó que, en vez de clientes como el resto de las entidades financieras, cuenta con asociados. Así lo explicó el gerente de la filial local, Gustavo Marchese.
“En realidad, las personas son socias del banco y el banco es de los socios. El slogan publicitario lo indica. Credicoop está en manos de los asociados y todos aquellos que tienen un producto del banco ya están en condiciones de ser sus socios”, explicó.
“En Junín, la conducción está funcionando con entre 16 y 18 personas. Hay reuniones semanales y otras que se llevan adelante con mayor periodicidad y luego se traslada a la Comisión Asesora Zonal y al Consejo de Administración del banco”, desarrolló.
En tiempos de crisis globalizada, nadie escapa a las limitaciones que impone. Para Gustavo Marchese, a pesar de las situaciones externas, “el banco apuesta firmemente al crecimiento y lo está logrando”.

La demanda

Los pedidos son concretos. “Hay una demanda muy alta en tarjetas de crédito. También de capital de trabajo para las pequeñas y medianas empresas. Estamos en un período de retracción en el que la gente está a la expectativa para ver qué sucede”, admitió Marchese.
De la relación que el banco Credicoop mantiene con la comunidad, el gerente local de la entidad destaca el contacto con la Universidad, la Municipalidad, el Círculo Médico y la empresa Grupo Junín.
“Lo que el banco busca es tratar de mejorar la calidad de vida y de los productos y servicios de la gente. Llegamos en apoyo de distintos emprendimientos”, destacó.
Entre ellos se inscribe el desarrollo del polo cooperativo en el predio de los talleres ferroviarios. “Ya ha habido reuniones con gente que va a trabajar allí”, anticipó.

COMENTARIOS