None
MARKETING APLICADO

Infidelidad

La portabilidad numérica y el fin del amor.

Esta semana me llamaron de una empresa de telefonía móvil, no era la mía sino otra, una que me pretende. Me sentí agasajado, mimado, querido y feliz. Me explicaron pacientemente que tenía un plan poco conveniente ya que no consumía todos los minutos que estaba pagando, que era hora de pensar en el cambio y que yo, Juan Bautista Blanc (si me hablaban a mi) era un cliente valioso. Me hablaron mal de la empresa que hoy me presta el servicio, imaginé el cambio con un sabor agridulce, casi con culpa.

¿Acaso le debo fidelidad a quien nunca me ofrece algo distinto?
La portabilidad numérica es la posibilidad que tiene un cliente de cambiar de una compañía celular a otra conservando su número telefónico. A partir de esta chance surgen las reacciones. Por un lado, la acción de quienes pretenden seducirnos con propuestas por demás de interesantes y por otro la inacción de nuestro amor, la empresa que tenemos hoy. El cambio siempre es duda, temor

¿Nos quedamos donde estamos o nos lanzamos a una nueva propuesta que a priori parece sobre-prometedora?
Sucede que las empresas desarrollan más esfuerzos en captar nuevos clientes que en retenerlos. Quizá porque la salida, es decir la baja o cambio de un servicio implica esfuerzos extras para nosotros los clientes. Quizá por eso nos dejan de lado y van por las nuevas relaciones. Es más, ya sea en telefonía, internet o tv por cable, los clientes estables no recibimos las mejores propuestas, eso queda reservado para los nuevos, los potenciales que hoy no son y quieren que sean: promociones, descuentos, amor, mucho amor para iniciar la relación.
Nosotros, los clientes estamos obligados a ser infieles. A pensar siempre en el cambio. No sos vos Movistar, soy yo que se siente mejor con la propuesta de Personal quien me trata de otra forma con tal de tenerme, es más, dijeron que me aman. Está claro, a los seis meses, cuando la burbuja promocional se termine deberé pensar nuevamente en cambiar de amor y ser un perfecto infiel que picotea en muchas empresas. Quizá ahí vuelva a tus brazos, quizá ahí me ofrezcan lo que hoy la otra me promete.
De acción e inacción se trata, de cuidar lo que tienen o ir en busca de lo nuevo. La fidelización es una de las variables más importantes a desarrollar por una empresa y la portabilidad numérica los obliga, estimados lectores, esperemos el llamado de nuestra compañía, de otro modo vayamos sin culpas en busca de la aventura infiel.

COMENTARIOS