None
CONTROL DE TRÁNSITO

Naya dijo que las multas no solucionan el alto incumplimiento del uso de casco

El director de la Agencia Municipal de Seguridad Vial dijo que en los operativos se está poniendo el acento en infracciones “más graves”, como la falta de frenos y de documentación, y admitió que para controlar la utilización de casco necesita más inspectores.

El director de la Agencia Municipal de Seguridad Vial de Junín, Eduardo Naya, afirmó que la aplicación de multas rigurosas y de castigos punitivos no son la solución para el problema del uso de casco, elemento que es utilizado por la minoría de los motociclistas locales y cuya ausencia viene siendo factor de graves derivaciones, varias de ellas fatales.
Para el funcionario, el tema se resuelve con un plan de educación que se inicie en los jardines de infantes y se extienda hasta la universidad y marcó, además, que mientras tanto los inspectores que están bajo su mando se están abocando al control de infracciones “más graves”, entre las que mencionó la falta de frenos y de documentación.
“Lo primero que yo quiero es que quien circula por las calles de la ciudad no perjudique a los demás, después está su seguridad, pero de esto último se tiene que encargar él. Nosotros hacemos un aporte cuando paramos a quien conduce sin el protector puesto, pero póngale la firma de que al que no respeta ese requisito es muy probable que le falte todo lo demás, o sea, que no tenga seguro y ande flojo de papeles”, comentó Naya en una entrevista con Democracia.
El titular de la ASMV indicó que, por otro lado, él tiene que mirar a su alrededor y ver cuántos agentes tiene en la calle para retener a todo aquel que anda sin casco.
“En este momento yo tengo trece o catorce por turno y digo que antes de implementar una sanción más grave yo tendría que tener cuatro veces más inspectores y así abarcar un universo de infractores mucho más grande. En estos meses incorporamos diez hombres, pero necesitamos muchos más”, manifestó.
Naya expresó: “Quisiera que hubiera una asignatura en las escuelas o que se empezara directamente en los jardines de infantes a hacer una concientización educativa muchísimo mayor”.
“Yo creo que no es cuestión de que salgamos a labrar más actas o de que cobremos más multas sino que hay que invertir fuertemente en educación. Si nos quedamos con el aspecto punitivo nos quedamos cortos, no tenemos que cometer el mismo error en el que se incurrió siempre”, consideró.
De acuerdo con las cifras que arrojó un relevamiento en las calles de nuestra ciudad, realizado por Democracia, el cuarenta por ciento de los conductores de motos de Junín no usan casco, aumentando exponencialmente su vulnerabilidad ante lo irreparable.
Los estudios de diferentes organismos nacionales e internacionales que hacen de la seguridad vial una bandera, sostienen que al menos uno de cada tres de los motociclistas sin casco que pierden la vida en accidentes podría haberse salvado de tenerlo puesto.
En nuestra ciudad, casi la totalidad de los muertos en las calles en lo que va del año encontró su final a bordo de esta clase de rodados.
No sólo quienes van al volante de las motos circulan sin casco, sino sus acompañantes e incluso sus hijos menores o bebés, que son expuestos a lesiones gravísimas ante el mínimo percance, frenada o encontronazo.
Entre las disposiciones que le ponen marco al andar de los motociclistas, existen dos de reciente sanción que -por diferentes motivos- se cumplen poco y nada. Una de ellas, nunca reglamentada en nuestro medio, es la obligación de usar casco con patente y chaleco reflectante con la misma identificación para los ocasionales acompañantes.

Un secuestro cada diez minutos

Naya también se explayó sobre el operativo conjunto realizado el jueves a la tarde con la policía, tarea que incluyó el secuestro de 35 motos en cinco horas por distintos incumplimientos a las normas de tránsito.
“Este trabajo como otros tantos que hemos hecho con la policía nos permitió obtener muy buenos resultados, porque estuvieron divididos entre lo que es la infracción de tránsito con el delito de robo y otros ilícitos cuya comprobación estuvo a cargo de la brigada de investigaciones de Junín. Se controló la coordinación entre el número de los motores con el de las chapas patente y en algunas unidades se constató que ese dato estaba adulterado y, como siempre ocurre, se verificó algún que otro hecho delictual. Es sabido que todos los días hay un hurto de motos, así que si este tipo de procedimientos se realizará con más frecuencia les estaríamos poniendo una piedra en el zapato a los delincuentes”, dijo Naya.
Más adelante explicó que “al ser un operativo conjunto, la policía se llevó las que estaban relacionadas con delitos y nosotros realizamos la retención de unas 35 por infracciones, en cinco horas de trabajo”.
“No se trabajó sobre el uso de casco sino que se puso énfasis en aquellos rodados que no estaban en condiciones de circular por faltas más graves, como carencia de frenos, presencia de caños de escape puestos ex profeso para provocar más ruido, falta de documentación tanto del vehículo como del conductor”, agregó.

COMENTARIOS