None
LA INTERNA DEL PERONISMO DISIDENTE EN LA CUARTA SECCION

Julio Henestrosa: “Si a la hora de armar la lista no valoran nuestro trabajo en la ciudad..."

El dirigente gremial dijo no estar dispuesto a volver a trabajar para Felipe Solá u otro candidato para que el apoyo termine en otro lugar.

La interna del peronismo disidente en la Cuarta Sección está que arde. Ayer fue un día de idas y vueltas, declaraciones mediáticas contradictorias y mucha incertidumbre.
Todo comenzó cuando un portal de noticias publicó que los sindicalistas Julio Salemme y Julio Henestrosa perdían su lugar en las listas y hasta decían –a través de fuentes en off– que Felipe Solá había acusado al dirigente mercantil juninense de ser un “traidor”.
La misma nota hablaba de que Raúl Rivara pasaba a ser el número uno en la lista para senadores bonaerenses. Las decisiones sobre estos tres referentes de la Cuarta Sección, agregaba el artículo, habían sido tomadas en conjunto por Felipe Solá y Francisco de Narváez, los hombres fuertes en territorio bonaerense del pero-nismo disidente.
Desde nuestra ciudad las reacciones no tardaron en llegar. Primero, nadie negó la importancia de Rivara, ni desmintió que el primer lugar podía ser para él. Inmediatamente después, llegaron críticas en voz baja al dirigente ferroviario Sergio Adaro, al que apuntaban por su aparición al final de la nota.
Julio Henestrosa, en tanto, salió a aclarar su posición. “Mi decisión era no participar, pero me vinieron a buscar. Vino el senador Salemme como representante de De Narváez en la Cuarta Sección y nos hizo un ofrecimiento para que fuéramos referentes de él (por el empresario)”, contó a DEMOCRACIA.
“Después cenamos con Raúl Rivara y él nos propuso ser los referentes de Felipe Solá. No me pareció mal porque en los últimos seis años estuvimos con él. Ganamos y perdimos, pero siempre mantuvimos la coherencia, a pesar de que a veces ni siquiera fuimos recibidos”, continuó Henes-trosa.
Con el pacto entre De Narváez y Solá sellado, la doble referencia parecía inútil. “A nosotros nos parecía más lógico que el peronismo disidente estuviera todo agrupado porque no hay tantos cargos para repartir. Dijimos que trabajaríamos en una dirección: De Narváez gobernador, Solá presidente, y así lo hicimos”, recordó.

Cambios

“Ahora han surgido inconvenientes”, admitió. Para el dirigente sindical, el día de hoy será clave. Es que Henestrosa se reunirá con Alfredo Atanasof, el operador político de De Narváez en la provincia.
Allí, según admitió el propio Henestrosa, probablemente tendrán un panorama más claro. Y a partir de allí el espacio que dirige –Tres Banderas– tomará decisiones. “Si no valoran nuestro trabajo en la ciudad, a la hora de armar la lista nos corremos”, advirtió.
En ese escenario, tampoco están dispuestos a dejar de competir políticamente en Junín. “Iremos a una vecinal o a otro espacio. No le voy a caminar por encima a nadie ni le voy a tocar el timbre a nadie tampoco. Si se da por trayectoria bien y si no, seguiré en lo mío, que es el gremio”, finalizó.

COMENTARIOS