OPINIÓN

La deuda no es una excusa

Tal vez ahora muchos comiencen a entender las explicaciones que tanto Mario Meoni como quienes fuimos funcionarios durante su gestión dábamos. Explicamos muchas veces que las limitaciones que teníamos eran sólo económicas. Nunca negamos los problemas de la ciudad y sus vecinos.
Durante la gestión de Mario Meoni la ciudad avanzó a pesar de la escasez de recursos.
El actual sistema de coparticipación que tiene la Provincia perjudica al que gobierna bien; la política de amigo - enemigo que llevó adelante el Gobierno nacional y que negó la financiación de obras trascendentales para la ciudad a pesar de haber presentado todos los proyectos y que fueran aprobados; el incumplimiento del gobierno provincial de ejecutar las obras licitadas y adjudicadas para Junín y el muy bajo porcentaje de pago de las obras de cordón cuneta y asfalto por parte de los vecinos generaron un contexto financiero negativo para el Municipio.
Todo lo que se hizo se hizo con recursos propios a partir del ingenio y la innovación de la gestión de Mario Meoni. El único aporte provincial que se consiguió fueron créditos para obras, que obviamente hay que pagarlos.
En este marco, por ejemplo, el Municipio de Junín fue el primero del país en implementar un fondo fiduciario para hacer obras.
Por eso hoy no nos llama la atención que tanto Pablo Petrecca como sus funcionarios dediquen tanto tiempo a hablar de la deuda y que la excusa de todo sea la deuda. Es así porque la Municipalidad de Junín es una institución pobre, con escasos recursos.
Pero no es cierto que la magnitud de la deuda impida el funcionamiento del Municipio. De hecho, Mario Meoni gobernó doce años en ese contexto y la ciudad creció. Y además la fue achicando, ya que en el 2003 heredó de Abel Miguel una deuda de más del 70% del presupuesto y entregó la administración con una deuda del 19,7 del presupuesto.
Los números en millones siempre asustan porque la unidad de medida que utilizamos es la de nuestro bolsillo.
Pero en la realidad, la deuda de la Municipalidad de Junín es baja. El porcentaje es muy bajo en comparación con el resto de los municipios y las provincias del país. Y no toda se debe pagar en el año 2016.
Cualquier persona que tenga un crédito Procrear o hipotecario debe más en términos porcentuales que el Municipio.
Es por eso que el árbol no debe tapar al bosque. Lo que se necesita para administrar y gestionar un municipio con escaso recursos y gobernar una ciudad pujante y exigente es capacidad.
Se necesita un equipo, es cierto, con jóvenes con ganas y con profesionales con experiencia, pero es fundamental la capacidad del líder.
La deuda no es excusa y mucho menos hoy cuando los gobiernos nacional y provincial son del mismo partido político que el Municipio.

(*) Ex Secretario General de la Municipalidad de Junín

COMENTARIOS