EL RUMBO DE LA UNNOBA

Guillermo Tamarit: “Aspiramos a una fuerte impronta de investigación”

El rector de nuestra casa de altos estudios afirmó en una entrevista con el programa televisivo Reporte Especial que durante mucho tiempo el desafío fue dotar a la institución de infraestructura, pero ahora el objetivo es elevar la calidad.

¿Qué balance hace de este año para la Universidad?
-Fue un buen año. Vamos balanceando mejor el desarrollo de la Unnoba, ya que durante mucho tiempo el desafío fue dotarla de infraestructura; hoy esto está más compensado, ha sido un buen año en materia de ciencia y técnica, con programas provinciales y nacionales, hemos avanzado con el Instituto de Desarrollo Humano, que cobija la carrera de Enfermería y paramédicas, pero que va a crecer, y por supuesto la idea es seguir avanzando en infraestructura. Pero creo que el balance refiere a que hay más universidad en el sentido estricto de la palabra y eso es una buena noticia.

-El ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, ha mostrado cuando estuvo en Junín cierta preocupación por la baja tasa de graduados universitarios en el país, ¿coincide?
-Sí, nosotros lo que hemos charlado con muchos rectores de todos los colores políticos es que hay una serie de políticas que son correctas y que hay que profundizar, como por ejemplo la inversión en términos de educación en todos los niveles y también el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Creo que se ha avanzado mucho y bien, pero falta otra importante muestra para que la gente pueda recuperar la confianza en la educación pública, a partir de una mejora de la calidad educativa. El rumbo creo que está planteado, lo que viene es llevar adelante políticas más concretas para lograr calidad y eficacia, acordes a la enorme inversión que hace la sociedad.

-Macri ha dicho que quiere que la Argentina no sea ya el granero del mundo, sino el supermercado del mundo, la Unnoba tiene mucho para aportar en esta nueva etapa.
-Nosotros tenemos una gran relación con los empresarios, con los productores de la zona, tenemos un conjunto de programas en marcha, porque la relación entre el Estado, la Universidad y las empresas ha sido siempre una política de la Unnoba. Pero uno necesita un horizonte extendido, con previsibilidad; afortunadamente vemos muchas empresas de la Región que están en este camino.

-¿Qué puestos está requiriendo el mercado laboral?
-Hay mejores oportunidades en la Región en todo lo vinculado a la producción agroalimentaria, pero que no refiere solo a las carreras de Agronomía, Genética o Alimentos, sino también a Ingeniería, Diseño, Informática, también la administración, todo esto atrapa la Unnoba con su oferta, y estamos teniendo un gran ingreso, con más de 2500 chicos que se anotaron para el año que viene. Más de la mitad de las profesiones del futuro todavía no sabemos cuáles serán.

-¿Cuáles son los próximos desafíos de la Unnoba?
-Estamos trabajando en la calidad a partir de una fuerte impronta de investigación; creemos que la locomotora de la Universidad es el proceso de investigación, o sea sumar la mayor cantidad de docentes, técnicos, estudiantes avanzados, al campo de la investigación, lo cual dota de calidad al conjunto de la Universidad. Luego muchos de ellos también pueden trabajar en la transferencia a la industria local. Aspiramos a que nuestra universidad sea individualizada por una fuerte impronta de investigación.

-La educación está en crisis en la Argentina. Vemos que muchos chicos llegan a la Universidad con problemas en comprensión de lectura o para resolver ecuaciones simples.
-El sector educativo es único, lo dividimos para poder organizarlo. Vemos con la misma preocupación que la sociedad los problemas que tenemos. La mitad de los alumnos secundarios no se gradúan y esto hace que tengamos la mitad de los potenciales universitarios, por eso se trabaja entendiendo que somos parte de un sistema, desde la formación inicial hasta la Universidad. Debemos volver sobre temas como la comprensión lectora o la resolución de problemas matemáticos, que dábamos por descontado. Tenemos que volver a jerarquizar al docente, quienes aparecen siempre asociados a reclamos salariales, conflictos, lo cual va en detrimento de poder jerarquizarlos, y sin docencia no hay educación.

-Muchos de estos chicos fracasan cuando ingresan al mundo laboral.
-Sí, hay que trabajar fuertemente en la relación con el mundo real. Uno puede en determinados niveles educativos no calificarlos, sostener que son todos iguales, y no hay ningún problema, hay posibilidades de que todo eso se sostenga, ahora en el mundo real, cuando uno entra a trabajar a una empresa, no puede llegar ni ocho menos diez, ni ocho y cuarto, tiene que llegar a las ocho. Hay un desacople en muchas de estas cosas mensajes. Hay que volverá plantear que tiene que haber una relación entre el esfuerzo y la recompensa. En ese orden es como se ha construido este país.
COMENTARIOS