None
FUERTE EXPECTATIVA DE LOS PRODUCTORES JUNINENSES

La quita de retenciones inyectará más de 140 millones de dólares al Distrito

Es el cálculo que realizan especialistas allegados al sector, luego de que el futuro ministro de Agricultura anunciara la eliminación de esa carga impositiva para la producción de maíz y trigo y la rebaja de un 5 por ciento para el cultivo de soja.

El nuevo esquema de retenciones a la producción de granos anunciado por el próximo ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile, es aguardado con gran expectativa por los chacareros y por los empresarios vinculados al sector.
Es que la quita de esa carga impositiva en el maíz y el trigo y la reducción de un cinco por ciento anual a la soja (se iniciará con una baja del 35 al 30 por ciento en 2016) hace prever que un flujo masivo de divisas se quedará en los campos para luego ser destinado al consumo comercial.   
Tal sensación no es ajena a los chacareros juninenses, que esperan con entusiasmo las medidas prometidas por el presidente electo, Mauricio Macri, después del mal sabor que les dejaron los últimos ocho años de gobierno kirchnerista. Incluso, algunos especialistas en el asunto prevén una inyección millonaria de billetes extra para el partido de Junín.
“La quita de retenciones sería un gran beneficio porque en realidad ingresaría mucho más dinero al distrito. Lo que sucede es que el principal aporte de las retenciones se da en la soja y yo no estoy seguro que se vaya a quitar la carga impositiva sobre ese cereal, a lo sumo sería un cinco por ciento anual, que es lo que dice el nuevo gobierno. Sí es casi un hecho que se van a quitar en el trigo y en el maíz, pero como nuestra zona tiene poco de esos dos cultivos, quizás al principio el impacto no sea tan grande como si estuviera incluida la soja”, le dijo a Democracia el ingeniero Juan José Cavo, ex jefe del Inta Junín.
De todos modos, aclaró que “habría un impacto positivo en lo productivo” porque el “hombre de campo volvería a hacer rotaciones de cultivos con todo lo que eso implica en lo referente al cuidado del suelo”.
“Es decir, se sembraría más trigo y maíz y eso impediría que se siga prolongando el deterioro de la superficie por obra del monocultivo", explicó Cavo.

Cálculos alentadores
El ex titular del Inta enfatizó que la quita de las retenciones “seguramente significará un ingreso extra muy superior al que se viene percibiendo en los últimos años”, diferencia que -sostuvo- va a ser millonaria “si las cosas andan bien”.  
“Si nosotros consideramos que se siembran treinta mil hectáreas de trigo y otras tantas de maíz, a las que debería multiplicarse, en el caso del trigo, por cuatro toneladas por hectárea y por nueve toneladas en el caso del maíz, eso nos da una determinada cantidad de toneladas. A eso habría que multiplicarlo por el precio internacional de cada uno de esos dos cultivos. En este momento, el maíz se encuentra en torno a los 160 dólares, mientras que el trigo está en los 200 dólares por hectárea. Eso nos da lo que entraría en el partido de Junín. Mientras tanto, en la soja habría que deducir el ingreso teniendo en cuenta que se siembran 110.000 hectáreas, multiplicarlo por tres toneladas por hectárea, a eso multiplicarlo por los 330 dólares que vale el cereal y luego quitarle el treinta por ciento de retenciones”, calculó Cavo.  
Otras consultas realizadas por Democracia coincidieron con esa estimación y permitieron concluir en que, sin contra los gastos, al Distrito podrían entrar unos 76.000.000 de dólares en la campaña de soja, 43.000.000 en la de maíz y 24.000.000 en la de trigo.

“Escenario más competitivo”
Otra voz que se refirió al tema fue la de Alejandro Barbieri, presidente de la Sociedad Rural de Junín, quien analizó que  “al liberar la retención, lo que está mejorando es el dólar, porque lo que venía pasando hasta ahora es que dependiendo del tipo de retención, al productor el dólar le llegaba a un determinado precio, a veces inferior al oficial, y a los insumos los seguía pagando al valor del dólar oficial”.
“A partir de esto podemos hablar de un escenario más competitivo", indicó el dirigente.
“Era mucho peor la prohibición de exportar trigo y maíz, que las retenciones”, señaló por su parte el ex presidente de la Sociedad Rural de Junín Rafael Torello. Y añadió que “en el caso de la soja las retenciones fueron muy altas” y perjudicaron al productor.

COMENTARIOS