None
RUMBO A LAS ELECCIONES DE OCTUBRE

Salvador Serenal: “Había que devolverle la credibilidad a la sociedad”

El candidato a intendente de Lincoln por el Frente Cambiemos, ganador de las PASO, afirmó en una entrevista con el programa televisivo Reporte Especial que “el Estado está ausente” y recordó que hace ocho años que vienen caminando los barrios y las localidades del partido.

El candidato a intendente de Lincoln por el Frente Cambiemos, Salvador Serenal, que en las PASO resultó ganador de la contienda electoral, afirmó en una entrevista con el programa televisivo Reporte Especial (TeleJunín) que “el Estado está ausente” en ese distrito y recordó que hace ocho años que vienen caminando los barrios y las localidades del partido, “escuchando a los vecinos” para conocer sus problemáticas y demandas.
En este sentido, el dirigente radical aseguró que si llegan al municipio tendrán las “herramientas para resolver los problemas” de la sociedad y se mostró confiado en obtener un triunfo en los comicios generales de octubre, ya que dijo que hubo un “voto-castigo” al actual jefe comunal de Lincoln, Jorge Fernández, y ahora muchos de esos votos que fueron al kirchnerismo irán a Cambiemos.

-Ha ganado en las PASO, pero por un escaso margen ¿Qué análisis hace?
-Hemos ganado una importante elección, que nos deja muy bien posicionados para octubre. Los números son apretados, es cierto, ganamos por un poco más de quinientos votos, pero estamos convencidos de que muchos votos del otro candidato del Frente para la Victoria fueron para castigar al intendente Jorge Fernández. Como nosotros no teníamos interna, mucha gente votó a Nicolás Olaberría para votar ‘en contra de’, por eso no tengo dudas que una gran parte de esos votos van a ir a nuestro espacio y vamos a hacer una elección histórica en octubre. Le dimos el ejemplo a la sociedad de que se le puede ganar a Fernández, más allá de la estructura monstruosa que genera, regalando electrodomésticos, materiales, cheques, queriendo comprarles la dignidad a los linqueños, pero la sociedad dejó en claro que no quiere que nadie le compre la dignidad y muchas veces agarra con una mano, pero vota con la otra, porque quiere otra cosa para sus hijos.

-La Municipalidad de Lincoln tiene muchos fondos en el Presupuesto de libre disponibilidad.

-Es que al tener mayoría en el Concejo Deliberante, todos los años el oficialismo comunal vota superpoderes al intendente, con los cuales maneja las partidas como quiere y hace un uso excesivo, incorrecto e ilegal, porque usa el dinero de toda una comunidad para hacer campaña política.

-Con el diario del lunes, no fue tan malo para la UCR el acuerdo con Mauricio Macri, que ha arrasado en la Cuarta Sección Electoral.
-Claro, porque la visión de Ernesto Sanz, sacrificando posturas individualistas, fue hacer este gran acuerdo institucional, porque salió de una gran convención, sirvió para recuperar poder territorial, hoy vamos a tener un candidato a presidente competitivo, que en 2011 no lo tuvimos, y así vamos a recuperar muchos municipios y provincias, que van a ser netamente radicales.

-¿Cómo sigue el trabajo de cara a octubre?
-Este fue el primer gran paso para octubre, pero tenemos los pies sobre la tierra, porque todavía no se ganó nada, vamos a seguir trabajando con humildad, vamos a entregar todo, y eso significa estar en contacto con la sociedad, como lo venimos haciendo hace ocho años. Creemos que vamos a hacer una muy buena elección, quizás vamos a ganar mejor, más holgadamente, hemos ganado en ocho de las diez localidades de Lincoln, y hemos ganado muy bien. El triunfo es de la gente, el poder lo tiene la sociedad, eso también lo tenemos que entender los dirigentes políticos, y no hay que olvidarse cuando asumimos que en democracia nos debemos al pueblo.

-¿Cree que gravitó en el voto el problema de las inundaciones?
-A nivel local, lo que le jugó en contra al oficialismo es la ausencia del Estado, situación que venimos señalando hace ocho años, cuando empezamos a caminar. Las diez localidades están abandonadas, y ahora se ve reflejada aún más la falta de obras hidráulicas y de limpieza de canales. Es un gobierno ausente, autoritario, que no le interesa el federalismo, que es soberbio y que cree que las localidades tienen que desaparecer. La gente ya está cansada.

-Una característica de Cambiemos en la Región es mostrarse muy cerca de los vecinos y darle mucha importancia a los pueblos…
-Ese es el eje principal de nuestra propuesta. Hace años, cuando comenzamos a caminar los pueblos y los barrios, notamos que había que devolverle la credibilidad a la sociedad, hacia la política y hacia el dirigente político. La tarea era saber escuchar a la sociedad, estar los 365 días del año y conocer las problemáticas, algo que hoy los gobiernos no hacen, y los vecinos se sienten excluidos del sistema.

-¿Qué le garantiza al votante que una vez en la intendencia, no van a repetir los mismos “vicios” de las viejas estructuras?

-¿Qué lo garantiza? Que somos concejales hace seis años, y hace ocho años, cuando empezamos a caminar, les dijimos a los vecinos que íbamos a seguir estando presentes, escuchándolos y llevando sus propuestas al Concejo Deliberante, bueno, les dimos la palabra y cumplimos, nunca dejamos de escuchar al vecino. Si lo hicimos durante estos ocho años, sin herramientas para solucionar los problemas de la gente, más aún lo vamos a hacer cuando tengamos esa herramienta y ese presupuesto, porque ahí vamos a poder fijar prioridades y resolver la problemática que hoy no podemos resolver, porque no tenemos nada, solamente escuchamos. Hay que descentralizar la gestión municipal de la ciudad cabecera, para descomprimir y no provocar el desarraigo de las localidades.

-¿Qué es lo primero que hay que cambiar en la gestión linqueña?
-Hay cuatro patas fundamentales que hay que atacar, y tienen que estar asentadas en fuertes valores republicanos y éticos. Esas cuatro cuestiones son educación y capacitación; salud; generar fuentes de trabajo genuino para devolverle la dignidad a la sociedad; y seguridad, que es un gran flagelo, que crece de la mano de la droga, incluso en las localidades. Tenemos el coraje y las ganas de empezar a combatir el narcotráfico, que muchas veces tiene connivencia política y policial, y también para trabajar por la contención de las familias que están atravesando este flagelo. Esas son las cuatro patas que hay que atacar, donde el gobierno municipal está ausente. Después tenemos que hablar de vivienda, de tránsito, de desarrollo justo y equitativo, de inclusión social, de defensa del trabajo. Tenemos serios problemas de empleo, de vivienda, de caminos rurales, a través de los cuales se dificulta sacar la producción, queremos fortalecer el valor agregado en origen, a través de la industria, acompañando al sector privado que quiere generar empleo, invirtiendo en el parque industrial, que hoy está todo inundado, que no tiene gas, cloaca, capacidad energética, ahí es donde tiene que invertir el Ejecutivo para generar trabajo genuino. Hay que fomentar la economía de bolsillo para que haya una reactivación y ver al que produce como objeto de desarrollo y no de recaudación como lo ven los actuales gobiernos, tanto en el ámbito nacional, provincial y local. Ese es el error garrafal. Nosotros creemos que esas son las políticas de Estado que hay que poner sobre la mesa. La Argentina tiene por delante años muy positivos, porque el mundo demanda alimentos y el país los tiene, hay que generar valor agregado y sacar la producción ya con ese valor agregado, y vamos a ver que la Argentina va a empezar a caminar sobre rieles y vamos a terminar con el flagelo de la pobreza.

COMENTARIOS