CAMIONES RURALES

Para Petrecca hacen falta obras de fondo

Pablo Petrecca, precandidato a intendente del Pro en el Frente Cambiemos, expresó su preocupación por el estado de los caminos rurales y afirmó que hacen falta obras de fondo y junto a Javier Beligoy, miembro de su equipo de trabajo, desplegó algunas de las propuestas para el sector.
El concejal manifestó su intención de trabajar en conjunto con los productores rurales de Junín, con el fin de establecer prioridades y mejorar la situación del sector, principalmente en lo referido a la red vial.
En este sentido, sostuvo que gran parte de los caminos se encuentran en mal estado y afirmó que en su futura gestión se realizará un control exhaustivo del trabajo que realizan las máquinas municipales, a través de la utilización de los GPS que llevan incorporadas.
“El campo es un sector fundamental de nuestra economía y los productores deben poder trabajar en las mejores condiciones. Para eso, deben sentirse respaldados por el intendente y un equipo de especialistas, que en nuestro caso están más que preparados”, dijo Petrecca.
Por su parte, Beligoy, quien integra la lista de candidatos a concejales del Pro y forma parte de la comisión de Agro de la Fundación Pensar, afirmó: “Nuestra idea es formar un consejo conformado por representantes de los distintos cuarteles, para establecer juntos las prioridades, organizar las tareas de mantenimiento de caminos y coordinar el plan de inversión en maquinarias y en personal para poder llevar adelante el plan”.
“El objetivo es que haya un ida y vuelta permanente entre el municipio, los vecinos de los pueblos y los productores; y que los accesos a los campos estén en óptimas condiciones para poder sacar la producción”, agregó. El equipo de Agro y Caminos Rurales que acompaña a Pablo Petrecca está conformado, además, por Francisco Gentile, Marcelo Rossetti, Adrián Colaneri, Pablo Melcon, Santiago Rodríguez, Matías Lamarre, Néstor Traverso, Gustavo Franco, Marcelo Sabbione, Daniel Coria (todos ingenieros agrónomos) y Pablo Estigarribia.

COMENTARIOS