Biden y Xi contienen las tensiones entre EE.UU y China
VIDEOCONFERENCIA

Biden y Xi contienen las tensiones entre EE.UU y China

Los mandatarios mantuvieron una cumbre bilateral remota en donde intercambiaron advertencias, aunque buscaron rebajar las tensiones políticas, militares y comerciales entre las dos superpotencias.

Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y China, Xi Jinping, intercambiaron advertencias sobre la situación en la isla de Taiwán durante una cumbre bilateral remota realizada anoche en la que, no obstante, buscaron rebajar las tensiones políticas, militares y comerciales entre las dos superpotencias.

La videoconferencia, celebrada en términos “respetuosos y sinceros”, duró tres horas y media, mucho “más de lo esperado”.

El encuentro comenzó con amplias sonrisas y una serie de intercambios y declaración de buenas intenciones, con Biden sentado frente a la chimenea de la sala Roosevelt en la Casa Blanca; y Xi en uno de los grandes salones del Gran Palacio del Pueblo, ambos flanqueados por las banderas de los dos países.

El tono inaugural de la charla contrasta con los acalorados intercambios entre ambas potencias rivales a principios de este año y parece marcar el inicio de lo que ambas partes esperaban sea un cambio radical en las relaciones, a pesar de que persisten importantes diferencias. Desde la llegada de Biden a la Casa Blanca, el vínculo bilateral mostró varios puntos de fricción en relación a los derechos humanos de la minoría musulmana uigur del noroeste de China, la represión de las protestas prodemocráticas en Hong Kong, y Taiwán, la isla que China considera parte de su territorio y que se convirtió en el último tiempo en el asunto más espinoso entre ambas potencias.

El mandatario estadounidense puso estos temas sobre la mesa y planteó la preocupación de su país por la situación de los derechos humanos en general y específicamente en torno a “las prácticas de China en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong”, además de subrayar la importancia de un Indo-Pacífico “libre y abierto” y “la determinación” de Estados Unidos de cumplir “sus compromisos en esa región”.

En respuesta a esos comentarios, el Gobierno chino arremetió contra la Casa Blanca de Biden por lo que considera interferencia en sus asuntos internos.

En la cumbre virtual, Xi emplazó a Biden a “mejorar la comunicación” entre ambas naciones y “coexistir de forma pacífica”, a trabajar juntos y “avanzar en pos de la paz mundial y el desarrollo”.

“Como he dicho antes, me parece que nuestra responsabilidad como líderes de China y Estados Unidos es asegurar que la competencia entre nuestros países no derive en un conflicto, ya sea intencional o no intencional”, dijo Xi al inicio de las conversaciones.

“Una relación sólida y estable entre China y Estados Unidos es necesaria para avanzar el desarrollo respectivo de los dos países y para salvaguardar un entorno internacional pacífico y estable”, añadió el presidente chino.

Xi advirtió a Biden que atizar la independencia de Taiwán, sería “jugar con fuego”.

COMENTARIOS