Joe Biden
EN GEORGIA

Trump y Biden, de campaña frente a unas elecciones cruciales

Donald Trump y Joe Biden viajaron este lunes a Georgia para apoyar a sus candidatos en la víspera de una doble elección crucial para el control del Senado, cuyo resultado tendrá un impacto decisivo en el comienzo del mandato del futuro presidente demócrata.
Dos meses después de los comicios, Trump sigue sin reconocer su derrota pese a las auditorías, los nuevos recuentos y las múltiples decisiones de los tribunales que señalan lo contrario.   
En una sorprendente llamada, revelada el domingo por The Washington Post, el mandatario republicano pidió el sábado al encargado de las elecciones en Georgia “encontrar” las papeletas necesarias para anular su derrota en este estado clave.
“Todo lo que quiero hacer es esto. Sólo quiero hallar 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos”, dijo Trump durante una llamada telefónica de una hora con el secretario de Estado Brad Raffensperger el sábado. “Porque ganamos el estado”, agregó el mandatario.
La revelación de esa llamada agitó el escenario político y desató una ola de críticas de los opositores al mandatario republicano.
Esa conversación insólita fue el paso más reciente en un intento sin precedentes por un presidente en funciones para presionar a un funcionario estatal a que revierta el desenlace de unas elecciones libres e imparciales que él perdió.

Elección reñida
Los sondeos muestran a los candidatos muy igualados: Jon Ossoff se enfrentará a David Perdue, mientras que Raphael Warnock competirá contra Kelly Loeffler.
Sobre el papel, los republicanos parten como favoritos en este estado conservador. Los demócratas se apoyan, sin embargo, en la victoria el 3 de noviembre de Biden, el primer triunfo para un miembro de este partido en Georgia desde 1992.
Todos estos factores configuran una situación “verdaderamente muy ajustada para hacer un pronóstico”, subrayó Trey Hood, profesor de la Universidad de Georgia.
Especialmente porque el impacto de Donald Trump -y de las últimas revelaciones sobre su conversación con Raffensperger- es muy difícil de medir.

COMENTARIOS